Planear un viaje por Europa del Este

Estatua de Lenin

Europa Oriental o del Este es una región injustamente ignorada del continente. Si bien es cierto, los problemas económicos comparados con la situación de sus vecinos, son preocupantes, hay que recordar que no se diferencia mucho de América Latina. Como buenos hermanos menores, poseen la riqueza histórica europea, pero, posee además esos misteriosos aires del exotismo del oriente. La línea divisoria entre oriente y occidente ha variado a lo largo de la historia, mas durante los tiempos de la URSS, la división geopolítica ubicó a muchos países en oriente, como Hungría o Polonia, que en la actualidad son considerados centro en comparación con el resto de países ex –soviéticos.

Para conocer Europa del Este, se necesita mucho más espíritu de viajero que para visitar las tradicionales y súper promocionadas París y Roma, que admitámoslo, no es lo único que Europa tiene para ofrecer.

La arquitectura de la zona limítrofe entre Europa y Asia, es para quitar el aliento; tiene la disciplina formalista europea, pero adornada con visos de luz oriental. Claro, que los arquitectos europeo-orientales no se atrevieron a emplear el famoso Horror al vacío asiático, pero sí se dejaron influenciar lo suficiente.

Muestra palpable es la bella ciudad de San Petersburgo que nos dejase Pedro El Grande de Rusia. Tanto en Rusia como Polonia es común encontrar esplendorosas catedrales de bases occidentales (base de cruz latina o cruz griega) con un crucero y alas laterales, pero con bóvedas englobadas terminadas en punta, vivos colores y motivos exóticos. Estas joyas poseen características árabes, similares al arte mozárabe en España, cuyos vestigios llegaron a América sobre en todo en las celosías de madera que se observan en los balcones coloniales.

¿Alguien gusta del terror? Pues de ser así, Rumania es paradero obligatorio. Este bello y apacible país dista mucho de ser terrorífico, sin embargo, de existir un vampiro buscando pasar desapercibido, buscaría este lugar. Lo único inquietante de esta zona es la historia de Vlad Dracul, el famoso empalador que no fue otra cosa que un heroico defensor de su tierra. Esta lucha territorial tomó tintes religiosos, por lo que los castillos rumanos simbolizan fortalezas defensoras de la cristiandad. Y es que a lo largo de la caída interminable de Roma, fue el lado oriental el que se mantuvo como bastión de los cristianos. En la actualidad, y con algunas excepciones, es común que en Europa Oriental, coexistan pacíficamente cristianos y musulmanes.

Para saber más detalles: lista de países de Europa del Este

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Rutas turísticas



Deja tu comentario