Bratislava, la capital de Eslovaquia

Bratislava

Bratislava es la capital de Eslovaquia pero también es una hermosa ciudad situada a orillas del río Danubio en la que convergen distintas nacionalidades. Porque esta ciudad es una suerte de crisol de razas dominada por los habitantes de origen esloveno pero también por los húngaros que llegaron a estas tierras en la época del Imperio Austro-húngaro así como por algunos alemanes.

La capital eslovaca es la ciudad más grande del país y está muy cerca de las fronteras con Austria y Hungría, incluso a apenas 60 kilómetros de Viena, la capital austriaca. Por otra parte, también es el centro administrativo del gobierno eslovaco y la ciudad con mayor actividad comercial, cultural y educativa. Su hermosa arquitectura le ha valido el reconocimiento y así es como año a año se vuelve más turística, sobre todo desde que comenzara un importante proceso de recuperación de algunos edificios emblemáticos que sufrieron grandes deterioros durante el período comunista.

Una de las zonas más atractivas de la ciudad es la Ciudad Vieja o Stare Metro, situada dentro del Distrito de Bratislava I. Dentro de este casco histórico sobresale el Castillo de Bratislava, una antigua fortaleza que domina la ciudad con sus cuatro torres y su ubicación estratégica sobre una roca a 85 metros por encima del nivel del Danubio. En el siglo XVIII residió María Teresa de Hamburgo, la Reina de Hungría, soberana que marcó la época dorada de Bratislava.

Otra de las construcciones históricas que merece la atención es el Palacio Principal, un magnífico edificio de color rosa que fue pensado por el arquitecto Melchior Hefele y construido entre los años 1778-1781 transformándose en uno de los grandes tesoros de la arquitectura clásica de Eslovaquia. Sus lujosos salones, sus tapices y sus colecciones dejan entrever el pasado de la nobleza local. El Ayuntamiento Antiguo también merece la atención. Situado en el corazón del casco histórico de la ciudad, mira a la Plaza Principal y está dominado por una torre con base gótica que se puede ver desde distintos puntos de Bratislava.

Algo parecido sucede con el Teatro Nacional Eslovano y el Palacio Primacial, ya fuera de casco antiguo. La Catedral de San Martín, donde fueron condenados diecinueve reyes húngaros, y los Museos de la Cultura Judía y el Puente Nuevo también son puntos interesantes para descubrir. Desde este último, se puede apreciar la ciudad en toda su dimensión.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Eslovaquia



Comentarios (1)

  1. carlos alvarado dice:

    conozco esta ciudad,es hermosa, tranquila, segura y las personas amables con los turistas. me parece muy barata. la comida es exqusita y tienen un magnifico vino de modra y una de la mejores cervezas.me encanta ir junto a mi familia. la disfrutamos de verdad.

Deja tu comentario