La Casa de la Campana de Piedra en Praga

Casa de la Campana de Piedra

En plena Plaza Vieja y enfrente de la Iglesia de Týn en Praga, se encuentra el viajero con la Casa de la Campana de Piedra, en medio de un grupo de edificaciones de estilos que se remontan al románico, renacentista, barroco y rococó. Su origen se estima data del siglo XIII, según investigaciones hasta los años 80, y desde 1417 se sabe que ya era popular por este nombre. La campana es cuestión está tallada en piedra y colocada en el Angulo derecho de la fachada, en recuerdo de otra campana que sirvió de señal para la ocupación de Praga por Juan de Luxemburgo.

También llamada la Casa de la Campana Blanca, su torre tiene un valor especial para la ciudad por ser la casa medieval con la torre más antigua de Praga. Tiene una capilla en su interior que resguarda una importante galería pictórica, dado que las capillas son signo de una familia importante, se le dio a ésta un aspecto palaciego durante su reconstrucción en los 80. El edificio de 3 plantas tiene un aspecto sencillo en la primera, es en las dos subsiguientes donde los ventanales ocupan la visión del espectador, alargadas y ojivales son de estilo gótico.

Para el amante de la historia, cabe recordar que el estilo gótico es diferente del románico por influencia de las cruzadas, el estilo ojival es una europeización del arte árabe –el estilo oriental usa un arco ojival terminado en punta englobada, como los dibujos de los cuentos de Ali babá- pero a diferencia de los artes fusionados como mozárabe y morisco, en el gótico predomina el gusto severo europeo.

Casa de la Campana de Piedra

Sus ventanas góticas son las que capturan la atención del espectador que se encuentra frente a frente con la edificación, y aun conservan parte de las ménsulas –bases- que sostuvieron las esculturas de Juan de Luxemburgo y su reina Elisa Premislita, quienes engendrarían a Carlos IV, Rey de Bohemia y emperador románico. Germánico.

Si bien las ventanas son góticas, la estructura cuadrada está más hermanada al románico que al gótico. A pesar de ser contemporáneos, el románico es un arte puramente monacal y europeo, y para los tiempos de la construcción de esta casa, en decadencia. Un buen ejemplo es la casi inexistencia de adornos en la primera planta, a no ser por la campana, lo que le da un aire de imponencia y solidez

A primera vista, la construcción puede pasar desapercibida entre tantas otras construcciones de similar belleza, todas ellas dominadas por las torres de la Iglesia de Týn, es en la aproximación al detalle en que se nos revela su encanto. Quizá mucho tenga que ver el reducido espacio de la Plaza Vieja que el visitante tenga cierta dificultad en enfocar su atención. Una vez mas, no es como turista como uno aprende de otras culturas, sino de imaginar que uno podría ser uno con ese entorno.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Republica Checa



Deja tu comentario