Maramures, región tradicional en Rumania

maramures

La región de Maramures, situada en el norte de Rumania, en la depresión del mismo nombre, es una zona rodeada de impresionantes montañas. Maramures es considerado por muchos como el corazón y el alma de la Rumania rural por su pintoresco paisaje, colinas, pastos y praderas llenas de flores silvestres. En definitiva, Maramures personifica todo lo que el estilo de vida rural abarca.

La región ha conservado cuidadosamente la cultura, tradiciones y estilo de vida de un pasado campesino medieval. Es dar un paso atrás en el tiempo y dejarse llevar por la simplicidad de lo tradicional. Pocas cosas han cambiado en esta región, donde la tradición juega un papel muy importante en su vida diaria. Las habilidades y oficios se transmiten de generación en generación, las iglesias siguen siendo el alma de los pueblos, los vecinos se conocen entre sí y se siente el ambiente de una verdadera región medieval.

Maramures es uno de los secretos mejor guardados de Europa, el lugar donde el tiempo no se ha movido durante décadas, un lugar donde las tradiciones, el arte de madera y la bondad humana están bien conservados. Cerca de la frontera con Ucrania, Maramures cubre 3.381 kilómetros cuadrados de valles, hermosos pueblos, y montañas.

Las iglesias de madera con torres altas y frescos pintados por artistas locales son uno de sus principales atractivos. Ocho de sus iglesias, en los pueblos de Bârsana, Budeşti, Deseşti, Ieud, Plopis, Poienile Izei, Rogoz y Surdeşti, están en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco. Únicas en forma y ornamentación, tienen como características techos altos, estrechos y torres puntiagudas.

Los bosques siguen representando más de las cuatro quintas partes de la superficie de Maramures. Es comprensible, entonces, que la madera ha sido por mucho tiempo, y sigue siendo, el medio de expresión para los artesanos de la región. No sólo las iglesias están talladas en madera, los aleros, entradas y ventanas de las casas están decoradas con madera.

Un particular sitio para visitar es Sapanta, un pueblo de Maramures. Allí la gente prácticamente se ríe de la muerte. Sus antepasados consideraban la muerte como un principio, y no como el final. Esta fe se mantiene hoy día, y “El cementerio alegre” es la prueba de ello. La gente da la bienvenida a la muerte más con alegría que con tristeza. Sin duda una de las lecciones más hermosas que se pueden recibir en la vida.

Foto Vía: Adrian Libotean

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Rumania



Deja tu comentario