El castillo de Nesvizh y la Dama Negra

castillo de Nesvizh

Echando un vistazo a los artículos de este mismo blog uno se da cuenta de que Bielorrusia, Belarús, es la gran olvidada de los circuitos turísticos. Golpeada en su día, como Ucrania, por el drama de Chernóbil, los periódicos del occidente europeo no hablan ya de Bielorrusia más que para recordarnos la nostalgia comunista de sus gobernantes.

Pero, como otras veces hemos dicho, hay que contextualizar. Una experiencia nos marcó profundamente. Cuando apenas adolescente visitamos Serbia tras los bombardeos de la OTAN, triste coronación de la década maldita de los 90. La realidad que nos encontramos, sin embargo, nos sirvió para ponderar, a partir de entonces, la importancia del factor humano.

Se dice sin más de Bielorrusia (y demás ex de la URSS) que es un país cuyas ciudades han sido socavadas por la navaja de la industrialización soviética, cuyos campos han sido esterilizados por pesticidas, cuyos ríos han sido contaminados por vertidos…ah, pero, ¿hablamos de Bielorrusia o de Galicia o de cualquier otra región periférica de la vieja Europa? Veremos que al final no hay tantas diferencias ni mayor ciego que el que no quiere ver.

E igual que Galicia, siguiendo el ejemplo, conserva todavía espacios únicos y maravillosos, lo mismo sucede con Bielorrusia. Uno de sus grandes monumentos, Patrimonio de la Humanidad, es el castillo de Nesvizh, donde se dan la mano la historia y el misterio, si hemos de creer lo que afirman algunos presuntos testigos de un fantasma femenino (¿tienen sexo los fantasmas?) que habita el castillo.

La localidad de Nesvizh, a unos 100 Km de Minsk, conoció sin dudad mejores épocas. Lo que llamamos castillo es en realidad un magnífico conjunto residencial, formado por varias capas arquitectónicas, que desde el siglo XVI perteneció hasta 1939 a los poderosos Radziwill, quienes fueron desalojados en varias ocasiones.

Pues a lo largo de los siglos el castillo sufrió incendios, saqueos, reconstrucciones, restauraciones parciales…La mano de los arquitectos del XVIII le dio ese perfil clásico actual, sin desechar homenajes neorenancentistas. La hermosa iglesia del Corpus Christi, sin embargo, es de un barroco dulcificado. Alrededor del castillo hay un foso o canal, romántica estampa, y un parque enorme.

Así llegamos a la misteriosa moradora del castillo: la dama negra. Se trataría del fantasma de Bárbara Radziwill, uno de los grandes partidos del XVI, tanto por su cuna como por su belleza. Bárbara enviudó apenas veinteañera y otro viudo reciente, el príncipe polaco y heredero al trono Segismundo Augusto II, se enamoró de ella.

Y la historia se repitió: chica conoce chico, chico de enamora de chica, la familia del chico no la acepta, chico y chica resisten, y finalmente el chico un poco rana se convierte en el rey-cisne de Polonia. Claro que de aquella no existía Hollywood: las pelis no siempre acababan bien. La suegra de Bárbara no tragó y, se dice, mandó envenenarla.

La bella viuda, de sólo 30 años, murió en 1551, y su historia es muy popular en Polonia, motivo recurrente de pintores, literatos y poetas. Ahora bien, lo que no acabamos de entender es como, si Bárbara falleció en Cracovia y si luego fue enterrada en la catedral de Vilna, ¿por qué aparece su fantasma en el castillo de la familia? Requerimos la ayuda de algún forofo del misterio.

Foto Vía: www.belarus.by

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Bielorrusia



Comentarios (4)

  1. Sergio dice:

    Amigos, dibujo arribo no pertenece al castillo de Nesvizh, este castillo es de Mir, otra ciudad y localidad (más cerca a capital)!

  2. Sergio dice:

    Castillo de Mir
    El pueblo de Mir, municipio de Korélichi, que cuenta con 2,5 mil habitantes es bien conocido en el extranjero gracias a su atractivo principal, el castillo. El monumento de la arquitectura belarusa fue fundado en los años 1520 y después su construcción se continuó al final del siglo XVI. Durante varios años el castillo integró estilos de diferentes épocas: gótico, Renacimiento, barroco. Es la leyenda viva de Belarús. El castillo fue restaurado: le devolvieron el colorido de los siglos pasados, elementos de la Edad Media, el aspecto prístino de las construcciones. Hoy en día al lado del monumento se celebran conciertos, festivales, torneos de caballeros.

  3. Javier Gómez dice:

    Hola Sergio:

    Ya está cambiada la imagen. Gracias por tu advertencia y tus comentarios.

    Un saludo

  4. Juan dice:

    Por q tanto poco la información sobre Bielorrusia? Viaje en el año pasado y me encantó!

Deja tu comentario