Cuevas de Škocjan, en Eslovenia

Cuevas de Skocjan

Situado en la parte sudoeste de Eslovenia, en la región de Kras, las Cuevas de Škocjan se encuentran entre los fenómenos kársticos más famoso en el mundo. Las cuevas comprenden unos seis kilómetros de pasajes subterráneos de más de 200 metros de profundidad, muchas cascadas y una de las más conocidas cámaras subterráneas.

Debido a su excepcional importancia, las Cuevas de Škocjan se inscribieron en la lista de la UNESCO de sitios de patrimonio natural y cultural de la humanidad en 1986. Gracias a la amplitud de las salas y su cañón subterráneo, las cuevas de Škocjan tienen un lugar muy especial entre las más de siete mil cuevas en Eslovenia. Se caracterizan por los colores cambiantes, estalactitas y estalagmitas de tamaños y longitudes considerables.

La región de las Cuevas de Skocjan, es muy rica arqueológicamente, hay indicios de que fue habitada desde tiempos prehistóricos, desde el Mesolítico, el Neolítico, la Edad del Bronce y de Hierro, y Edad Media hasta el presente, para un total de más de 5.000 años. Los hallazgos de esta zona atestiguan que las cuevas de Škocjan tuvieron una importancia no sólo local sino regional en tiempos prehistóricos.

Cuevas de Skocjan

Esta región era sin duda uno de los lugares de peregrinación más importantes de Europa, hace tres mil años, sobre todo en el Mediterráneo, donde era un importante culto en relación con la otra vida y la comunicación con los espíritus de los antepasados.

Las primeras investigaciones de Karst y los fenómenos kársticos se iniciaron en esta área en el siglo 19. Los términos internacionales “karst” y “dolina” se originan allí. Las dolinas y sus alrededores son el hogar de aves raras y en peligro de extinción y varias especies de murciélagos. Debido a las condiciones geo-morfológicas y microclimáticas, un ecosistema único se ha desarrollado allí.

Hay un único tour que dura aproximadamente 90 minutos y nos lleva a través de dos cámaras: la Cueva del Silencio y la Cueva del murmullo. Es recomendable llevar zapatos cómodos, un abrigo y estar dispuestos a caminar cuesta arriba y cuesta abajo. 20 minutos adicionales nos permitirán contemplar el río Reka, que desemboca directamente en la cuevas de Škocjan y desaparece en los túneles de la cueva, sólo para emerger de nuevo a unos 20 kilómetros al oeste, cerca del Mar Adriático.

Foto 1 Vía:skinnydiver

Foto 2 Vía: Jabbi

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Eslovenia



Deja tu comentario