Orheiul Vechi, cuna histórica de Moldavia

Orheiul Vechi

Orheiul Vechi (Viejo Orhei) es un espectacular complejo arqueológico ubicado a unos 60 kilómetros al noreste de Chisinau, la capital de Moldavia. Es un hermoso valle, un panorama colorido de un paisaje natural que combina la alta montaña con el río Raut.

Hay varios monumentos y edificaciones antiguas situados en el valle, provenientes de diversos períodos históricos que datan desde el siglo III a. C. hasta la ocupación de la Horda de Oro en el siglo XIV.

Estas antiguas fortalezas y los primeros monasterios cristianos se encuentran entre los lugares de interés más inusuales en toda Europa del Este, y un museo en el sitio proporciona más información y exhibiciones. Cerca de allí, el pequeño pueblo que lleva el nombre del sitio histórico, Orhei, proporciona comida deliciosa, vino, cultura local y alojamiento para los turistas que quieran pasar más de un día explorando la zona.

La superficie del complejo arqueológico es extraordinariamente pequeña para el gran número de monumentos naturales y arqueológicos que esta sostiene. Los monumentos más antiguos en Orheiul Vechi son los restos de una antigua fortaleza del siglo III a. C.. Esta comunidad vivió en una ciudad fortificada en la cima de Butuceni, y hoy sólo permanecen los restos de las murallas de piedra caliza y de un edificio religioso.

Orheiul Vechi

Más interesante para el turista medio es la fortaleza medieval de Orheiul Vechi, que fue construida por los tártaros mongoles en el siglo XIV después de haber conquistado y ocupado la zona. Ellos construyeron una magnífica ciudadela de piedra, arrasando la antigua fortaleza de madera y construyendo encima de ella. Las ruinas medievales de lo que fuera esta ciudadela son una de las atracciones más interesantes de Moldavia, y que bien merecen una visita.

Otra vista única en Orhei Moldova es el antiguo monasterio, ampliado y modificado al interior de los acantilados por los monjes durante siglos. Hay muchos monasterios subterráneos en este planeta, pero no muchos están incrustados en un lugar tan interesante. La lejanía y el hecho de que es fácil de defender lo hacen un lugar ideal para la construcción de un monasterio.

El héroe nacional Stefan cel Mare (Esteban el Grande) agregó una fortaleza en el siglo 15 sobre las ruinas de una antigua fortaleza, pero la fortaleza fue completamente destruida. Hoy en día, quedan sólo unas cuantas piedras. El monasterio fue abandonado durante el siglo 18, pero desde 1997 es mantenido por monjes de nuevo.

Foto 1 Vía: Guttorm Flatabø

Foto 2 Vía: Markv

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Moldavia



Deja tu comentario