Puente de las Cadenas, emblema de Budapest

Puente de las Cadenas

Budapest es una ciudad que es literalmente vinculada por los recuerdos de su rica historia. Buda pacífico y Pest animado, ambos separados por el río Danubio y unidos por ocho magníficos puentes. Cada puente tiene su propia historia que revela una visión del fascinante pasado de Budapest, y cada estructura proporciona un panorama diferente para apreciar la belleza de la ciudad que los rodea.

El más antiguo es el famoso Puente de las Cadenas, que fue abierto al público en 1849. Desde entonces se ha convertido con razón en un símbolo de Budapest; el puente más conocido de la capital húngara. Uno de esos lugares de visita imprescindible.

El puente abarca el Danubio entre la plaza Adam Clark (lado de Buda) – cerca de la colina del castillo donde se encuentra el magnífico Palacio Real y el Bastión de los Pescadores – y la plaza Roosevelt (lado de Pest) – cerca de la Academia de Ciencias de Hungría y el Palacio Gresham. Fue el primer puente en conectar permanentemente Buda y Pest.

En ese momento, se trataba de dos ciudades separadas, y el puente llevó a la creación de una sola ciudad, con un rápido crecimiento económico y la edad de oro como una de las ciudades más importantes y más bellas de Europa. Este puente colgante es uno de los monumentos más reconocibles de la ciudad. Prácticamente cada visitante que disfruta de paseos por Budapest cruza este puente que conecta a Pest con Buda. Sin duda es el más fotografiado de los puentes de Budapest, sobre todo cuando se ilumina por la noche.

El nombre oficial es Puente Széchenyi, en honor al conde húngaro que abogó por su construcción: István Széchenyi. En 1820, el mal tiempo le obligó a esperar ocho días antes de que pudiera cruzar el río en ferry para asistir al funeral de su padre. La experiencia le llevó a decidir que debía construirse un puente permanente, y se convirtió en un gran defensor del proyecto, fundando una sociedad para financiarlo y construirlo.

Con el diseño del escocés William Clark, y bajo la supervisión de Adam Clark (sin parentesco), el puente fue inaugurado finalmente en 1849. Hay una estatua de piedra de un gran león en cada extremo del puente para proteger las cabezas del puente. Se dice que los leones son pequeñas reproducciones a escala de los famosos leones de Trafalgar Square de Londres.

Foto Vía: Wikimedia Commons

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Hungría



Comentarios (1)

  1. iñaki dice:

    Es impresionante el puente de noche, y si lo podéis ver como hice yo, dando un paseo en barco por el Danubio, no os defraudará. Es una pasada.

Deja tu comentario