Hradec Králové, antigua ciudad checa

Hradec Králové

Hradec Králové se ubica en el noreste de Bohemia en la confluencia de los ríos Elba y Orlice. Se encuentra entre las ciudades más importantes y más antiguas en la República Checa. Esta tranquila ciudad está a unos 120 kilómetros al este de Praga. Si bien a primera vista parece bastante aburrida, contiene algunas raras oportunidades para los amantes de la cultura.

En la Edad Media disfrutaba de un estatus especial como una ciudad de la dote de las reinas checas. En la Edad Media pueblos y ciudades enteras eran propiedad de la familia real o de poderosos aristócratas.

Desde el siglo 14 la Catedral del Espíritu Santo se ha conservado, mientras que la vecina Torre Blanca fue construida en el siglo 16. La Catedral alta y estrecha es de ladrillo rojo-marrón oscuro y tiene un techo empinado y dos torres cubiertas con chapiteles góticos y torrecillas de pizarra y cobre. Al igual que muchos edificios de su época, la Catedral fue reconstruida varias veces, y su aspecto actual data de una reconstrucción en la década de 1860.

En el período rococó, la ciudad se transformó en un fuerte militar extenso. Después de su abolición y la demolición de las fortificaciones, la ciudad poco a poco recibió una nueva mirada modernista.

Muchos arquitectos notables participaron en el diseño, por ejemplo, Jan Kotěra (diseñador del edificio del Museo de Bohemia del Este) y Josef Gočár. La ciudad alcanzó su máximo apogeo de arquitectura moderna durante los años veinte y treinta de 1900 cuando llegó a ser conocida como “El Salón de la República”. Una variedad de casas con partes centrales góticas y renacentistas, frentes barrocos, y otros edificios valiosos se alzaban por encima de la confluencia del Elba y el Orlice.

La plataforma de observación de la torre blanca ofrece una buena vista de la plaza principal. A lo largo del lado norte, a mano izquierda de la plaza, las casas de dos y tres plantas han conservado su aspecto renacentista.

Los primeros signos de la colonización de los agricultores en esta región a finales de la Edad de Piedra desde el siglo III a. C., muchas reliquias de épocas posteriores, particularmente de la vida de la población en los campos cinerarios, pueden verse en el museo regional.

Foto Vía: Prazak

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Republica Checa



Deja tu comentario