El monasterio Geghard en Armenia

Monasterio Geghard

Uno de los lugares más visitados por los turistas que pasan por Armenia es el monasterio Geghard, lo que por muchos es descrito como milagro arquitectónico. Ghegard se encuentra situado en el valle de Azat, el cual sirve de fondo a este maravilloso paisaje.

Situado en la provincia de Kotayk, este monasterio es sobre todo conocido por las iglesias y tumbas que se encuentran en él, la mayoría de ellas se encuentran excavadas en las rocas, lo cual representa el apogeo de la arquitectura medieval armenia.

El monasterio de Geghard, hecho de piedra, destaca sobre todo por la combinación de sus elementos arquitectónicos. Los edificios datan de los siglos X al XIII, siendo la iglesia principal el edificio más antiguo de todo el complejo, que fue construida en 1215.

El monasterio sufrió varios ataques durante siete siglos. En la entrada del monasterio encontramos cruces talladas en enormes piedras, que se denominan khachkars y son uno de los símbolos del país.

El nombre del monasterio, Geghard, significa en armenio lanza. Su nombre se refiere a una de las lanzas que atravesaron a Jesucristo, concretamente a la que el soldado romano le clavó en la cruz para ver si aún seguía vivo. Esta lanza estuvo durante años en el monasterio, aunque después fue trasladada y hoy en día se encuentra en el museo de la Catedral de Echmiadzin.

Geghard está rodeado por acantilados que son de parte de la quebrada del río Azat, el cual se encuentra en este valle donde se ubica el conjunto monástico. La palabra azat se refería antiguamente a la media y baja nobleza, y actualmente sirve para designar todo el conjunto de la nobleza. Si se visita el monasterio de Geghard, recomendamos visitar también el templo de Garni, que se encuentra más hacia abajo del río Azat.

Foto vía: Alexander Naumov

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Armenia



Comentarios (1)

  1. Sin duda uno de los lugares más evocadores de Europa. Nosotros estamos recién llegados de Armenia y también le hemos dedicado un post a Geghard.

Deja tu comentario