La Torre Blanca de Kamenets, símbolo de Birelorrusia

Torre Blanca de Kamenets

Si estás de visita en Kamenets, región de Brest, Bielorrusia, entonces no dejes pasar la oportunidad de visitar uno de los símbolos arquitectónicos de esta ex república soviética: la Torre Blanca de Kamenets, la Belaya Vezha. Cada año llegan miles de turistas sólo para contemplarla y es tan importante para la gente de este país que la han propuesto muchas veces para ser Patrimonio Mundial.

¿Por qué? En parte porque se trata de la única fortificación militar que queda en pie en Bielorrusia. Los pilares de la torre se alzaron entre 1276 y 1288 por ordenes del príncipe de Volhynia, Vladimir Vasuikovich.  La torre formaba parte de un sistema de defensa mayor del ducado, justo sobre su frontera oeste, y ha sobrevivido entera, con sus 30 metros de alto y un diámetro de casi 14 metros. Se alza a orillas del río Liesnaya y domina todo el paisaje. Está construida con ladrillos color rojo oscuro y el muro tiene un grosor de 2.5 metros.

Asaltada en varias oportunidades, por las tropas de príncipes vecinos, polacos y lituanos y hasta por ejércitos Cruzados jamás fue conquistada y de allí que se la conozca como la “torre blanca”. Tachonada de troneras en cada uno de sus cinco pisos es la gran sobreviviente de la historia nacional y por eso uno de sus símbolos más preciados. Con el tiempo creció un poblado a su alrededor y así fueron pasando los siglos y la historia. Desde 1960 funciona en su interior un Museo de Arqueología e Historia Local y su colección está compuesta por un buen número de armas y armaduras medievales que vale la pena ver.

Setecientos treinta años no es poco y realmente la ciudad de Kamenets no está lejos de Brest, a unos 40 kilómetros. A su vez Brest está a unos 350 km aproximadamente de Minsk. Brest es una ciudad muy cercana a la frontera con Polonia así que si estás recorriendo Polonia es una buena puerta de entrada a las bellezas de Bielorrusia.

Foto vía: To Belarus!

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Bielorrusia



Deja tu comentario