Gonio, legado romano en Georgia

Fortaleza Gonio

Una de las repúblicas autónomas de Georgia es Adjara o Achara. Se trata de una región que está en la frontera con Turquía, sobre el Mar Negro, en la que vive una minoría étnica conocida como Adjar. Durante la época soviética era conocida como la República Autónoma Socialista Soviética de Achara.

Por esta tierra pasaron los griegos y los romanos, fueron los otomanos quienes convirtieron a su gente al islamismo y después pasaron a manos del imperio ruso. Para 1920 la región formaba parte de Georgia y cuando la Unión Soviética cayó entró en guerra civil, como muchos otros países del grupo. Hoy las cosas están tranquilas.

Si tienes espíritu de explorador y estas lejanas regiones de Europa del Este te atraen puedes acercarte a conocer sus colinas, montañas y bosques. Es una región muy húmeda y boscosa, de preciosos paisajes. El viaje debe comenzar por Batumi, la capital de Achara, una ciudad sobre la costa del Mar Negro a la que suele considerarse como la segunda capital de Georgia. Es una ciudad especialmente bonita, con edificios históricos, plazas y una hermosa línea costera que la gente sabe aprovechar en verano.

Batumi está sobre las ruinas de una antigua colonia griega y sobre un posterior fuerte romano así que tiene miles de años de historia. Precisamente, si te interesa conocer más de cerca del legado histórico puedes ir a conocer el Castillo Gonio o Fortaleza Gonio. Está a 15 kilómetros del centro de Batumi, en la desembocadura del río Chorokhi, a escasos 4 kilómetros de la frontera turca. Gonio es una aldea y aquí el castillo en realidad es lo que queda de una antigua fortificación romana.

Se trata de la fortaleza a la que hace referencia Plinio el Viejo en su Historia Natural, escrita en el siglo I d.C. Para entonces era una ciudad fortificada que contaba con templos, anfiteatro e hipódromo. Con la caída del Imperio Romano quedó a su suerte hasta que los bizantinos llegaron al lugar. Para el siglo XVI lo hicieron los otomanos quienes conservaron la fortaleza hasta casi fines del siglo XIX cuando debieron ceder la región a los rusos.

La historia dice que la Fortaleza Gonio guarda la tumba de uno de los Doce Apóstoles, San Matías, pero el gobierno georgiano nunca ha permitido hacer excavaciones en este sentido. Hoy experimenta un boom turístico así que se han construido pasarelas para poder contemplar el conjunto arqueológico, hay letreros con información y visitas guiadas.

Foto vía: Bickelhome

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Georgia



Deja tu comentario