La gastronomía de Armenia

Gastronomia de Armenia

Para entender la gastronomía del pueblo armenio, es importante situarla en su contexto histórico y cultural, así como las influencias y condicionantes que ha sufrido a lo largo de los siglos. La gastronomía de Armenia tiene la peculiaridad de encontrarse a mitad de camino entre las cocinas caucásica y mediterránea, hecho que viene como consecuencia de la influencia recibida de otras culturas como la griega, la mongola, la turca e incluso la soviética en el pasado siglo XX.

El uso de los lácteos y derivados es fundamental en la gastronomía armenia, y debido a que en un principio se trataba de un pueblo de carácter nómada, era muy importante la fermentación para la conservación de los alimentos derivados de la leche. Entre los quesos más típicos encontramos el “panir“, con una textura parecida a la del roquefort y bastante más ácido, así como el Lori o el Chanakh, elaborados con leche de oveja. Hay que destacar que los métodos tradicionales pasan por una abundante salazón del queso para su preservación, por lo que antes de servir es aconsejable quitar el exceso de sal con un poco de agua. Otro plato derivado de los lácteos y muy típico es la tahnapoor, una sopa elaborada con el suero de la mantequilla, cereales y yogur, aliñado con un poco de cilantro.

Las verduras utilizadas en la cocina armenia son la calabaza, y curiosamente dos verduras que llegaron relativamente tarde, las patatas (que pasaron a formar parte de esta cultura en el siglo XX y que proceden de la cocina soviética) y la col. En la mayoría de casos se usan guisadas o simplemente crudas. Otras verduras que se utilizan son la berenjena, el puerro, el pepino y las espinacas.

El uso de las frutas es algo muy típico de la cultura armenia y su principal protagonista es el melocotón, considerado poco menos que un emblema y del que circula la leyenda de que procede originalmente de aquí, hipótesis apoyada por el historiador clásico Plinio. Los frutos secos como la almendra también forman parte importante de la dieta, así como las uvas pasas.

Otro pilar de esta tradición gastronómica son los cereales, el complemento ideal para cualquier dieta que se precie. El blghoor, uno de los platos más representativos, se prepara con granos de trigo bulgur cocidos y desecados. También el centeno, introducido por influencia soviética, cuyos granos se consumían tostados e incluso se llegó a utilizar como un  reconstituyente recetado. El pan típico de Armenia, conocido como lavash, es una especie de torta plana y de tacto suave que es utilizado a modo de cuchara para comer algunos platos típicos. Los cereales suelen presidir los platos en celebraciones de familia y fiestas, usándose de guarnición para la carne.

En cuanto a la carne, más que un alimento está considerada como un homenaje al invitado, y que  lleva implícito un simbolismo de abundancia y prosperidad. Hay que tener en cuenta que las ovejas proporcionan leche constantemente y que sacrificar una, para un pueblo nómada que vivía del pastoreo, debía tener un motivo bien merecido como podían ser celebraciones de tipo religioso, ceremonial o festivo. Las carnes más típicas de la región son la de oveja y la de res. La forma tradicional de comer carne en Armenia es la barbacoa (khorovats), en la que se preparan unas brochetas a base de carne y verdura a la brasa.

Las especias y hierbas aromáticas  son otra parte fundamental en el sabor de la cocina de Armenia y se utilizan en abundancia. El sindrick es una de las hierbas típicas y aunque posee cierto amargor, el cilantro y el perejil también son muy recurrentes.

Foto vía: el-beduino

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Armenia



Deja tu comentario