Viaje a Bratislava, guía de turismo

Bratislava

Situada a orillas del Danubio, Bratislava es la capital y la ciudad más grande de Eslovaquia. Tiene algo menos de 500.000 habitantes, lo que le vale para tener la mayor densidad de población de la Europa Central. Tal vez no vayáis a Bratislava como principal destino turístico pero, al estar a solo 60 kilómetros de Viena, resulta una excursión más que interesante.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte y tras la caída del régimen comunista, Bratislava se ha modernizado y ha sabido mantener el encanto de su Ciudad Vieja. Casi todo el centro se ha hecho peatonal, de ahí que cada vez sean más los turistas que se acercan por aquí a descubrir una ciudad diferente, fuera de los cánones y las rutinas turísticas. A esto se le añade la tremenda animación del puerto, con la llegada de numerosos cruceros.

Bratislava es también una ciudad histórica que, desde finales del siglo IX y hasta el final de la Primera Guerra Mundial, formaba parte del reino de Hungría. Durante la ocupación turca de Hungría ocupó incluso el papel de capital del reino, y en su catedral fueron coronados hasta once miembros de la realeza. Una ciudad pequeña, coqueta e íntima. ¿Es o no es un destino turístico a conocer?

VISITAS EN BRATISLAVA

– Castillo de Bratislava

Situado en lo alto de una colina rocosa, dominando la ciudad y el Danubio, comenzó a construirse en el siglo X y hoy alberga el Museo Nacional Eslovaco y la residencia oficial del Presidente de la República Eslovaca. Su aspecto actual data de las sucesivas restauraciones llevadas a cabo en él a lo largo de los siglos. Las cuatro torres que lo flanquean están consideradas todo un símbolo de la ciudad.

– Catedral de San Martín

Situada bajo la colina del castillo, se trata del edificio religioso más importante de la ciudad. Desde mediados del siglo XVI hasta el XIX albergó la coronación durante la dominación turca de hasta 19 monarcas húngaros. Fue construida en el siglo XV en estilo gótico, aunque desde entonces se le han realizado numerosas reformas, como una neogótica en el XIX. Impresionante su torre de 85 metros de altura y la estatua de San Esteban, de más de 300 kilos de peso.

– Puerta de San Miguel

Bratislava estaba rodeada por una fortificación medieval, de la que el único vestigio que queda hoy en día es esta Puerta de San Miguel. Se construyó en el siglo XIV, aunque su aspecto actual data de mediados del XVIII. Muy característica es su cúpula en forma de cebolla y la estatua de San Miguel de la cima. Una torre de 53 metros de altura que hoy alberga el Museo de Armas. Se puede subir a ella y contemplar unas magníficas vistas de la ciudad.

– Palacio Primacial

Con su fachada rosa y su estilo clásico se trata de uno de los edificios más hermosos de Bratislava. Fue construido en 1781 por el arzobispo Josef Bathyany. Fijaros bien en la parte alta, donde puede verse un curioso sombrero metálico de casi dos metros de diámetro, en recuerdo de los arzobispos y cardenales que vivieron en el palacio. En su interior hay que destacar el patio central, la Capilla de San Ladislaus, la Sala de los Espejos y una exposición de tapices de la Galería de la Ciudad de Bratislava.

– Ayuntamiento de Bratislava

Situado en la misma plaza que el Palacio Primacial, destaca especialmente por su alta torre del reloj, de cuerpo amarillo y tejado verde, construida en el siglo XIV. Levantado en el siglo XIII, durante 500 años fue el Ayuntamiento de la ciudad. Actualmente alberga el Museo de la Ciudad, el más antiguo de Bratislava ya que abrió sus puertas en 1868. En su interior hay que destacar además el patio central.

– Iglesia Azul

Como su nombre indica, está iglesia de color azul fue construida en 1913. En realidad se llama Iglesia de Santa Isabel, pero todo el mundo la conoce popularmente por su color tan característico. Es uno de los mejores ejemplos de Art Nouveau en la ciudad, y tanto el exterior como el interior están pintados de azul. Muy hermosa su torre redonda de más de 35 metros de altura. Fijaros también en las vidrieras azules.

Bratislava

– Palacio Grassalkovich

Este palacio fue construido en el siglo XVIII y es otro de los mejores edificios que pueden verse en Bratislava. Lleva el nombre de Anton Grassalkovich, su primer propietario, titular de la Cámara Real de Hungría. Durante la Segunda Guerra Mundial fue la residencia oficial del Presidente de la República, y hoy es precisamente allí donde vive. Detrás del edificio hay un hermoso jardín, muy frecuentado por turistas y lugareños para pasear.

– Iglesias de Bratislava

Además de la catedral y la Iglesia Azul, en Bratislava encontramos otras iglesias que hay que conocer. Entre ellas destacamos la Iglesia de los Jesuitas, construida en el siglo XVII; la Iglesia de los Franciscanos, que data del XIII y el templo más antiguo de la ciudad; o la Iglesia de las Clarisas, erigida en estilo barroco y conocida especialmente por su magnífica torre del siglo XV.

EXCURSIONES

Bratislava se halla en una magnífica encrucijada que le hace estar cerca de algunas capitales europeas de gran interés. A 70 kilómetros tenemos Viena y a 200 kilómetros Budapest. Más cerca se encuentran destinos como Brno, a 130 kilómetros, o la histórica ciudad de Rusovce. A menos de una hora en coche hacia el sur podemos visitar Sopron, y al norte Trnava, una de las ciudades más bonitas de Eslovaquia.

CLIMA

El clima de Bratislava es de tipo continental medio, que se caracteriza por veranos cálidos e inviernos muy fríos. En verano la media es de unos 26 grados, mientras que en invierno es de dos grados bajo cero, llueve bastante y nieva, aunque la nieve no aparece demasiados días. Las temperaturas extremas pueden llegar a los 35 grados en verano y los 20 bajo cero en invierno. La mejor época para viajar a Bratislava es de mayo a agosto, cuando hace sol y no llueve. Además, en invierno a las 17.00 horas ya es de noche.

COMPRAS

La Ciudad Vieja es la mejor zona comercial de la ciudad, especialmente la Obchodna Ulica que, precisamente, se traduce como calle comercial. Sin embargo es una calle de tiendas caras, así que seguro que en sus aledaños encontraréis los mismos productos a mejor precio. Por ejemplo en Sedlarska Ulica, donde venden muñecas con trajes típicos, cerámica, la fujara (una flauta que usan los pastores), etc… Los centros comerciales más interesantes son Aupark y Polus City.

GASTRONOMÍA

El frío invierno eslovaco provoca que en Bratislava encontremos muchas sopas, especialmente la de ajo, carnes y productos lácteos. De entre las carnes destacan las de cerdo o pollo, platos que van acompañados de verduras. Al no tener salida al mar, el pescado se come muy poco, a excepción de algo de salmón, carpa y trucha. Para acompañar nada mejor que los vinos de Bratislava, algunos de ellos entre los más conocidos de la Europa del Este, o la cerveza Saris.

VIDA NOCTURNA

Al ser una ciudad universitaria, Bratislava cuenta con muy buen ambiente nocturno. El centro histórico cuenta con muchos bares y pubs, ya que aquí se lleva sobre todo lo de salir a tomar una cerveza más que ir de discotecas a bailar. Tabernas, cafés y restaurantes completan la oferta de ocio, junto con el teatro, que siempre suele tener en cartel algo de música clásica, danza, marionetas, obras teatrales, etc… Eso sí, a las 03.00 de la madrugada prácticamente se acaba la noche en la ciudad.

TRANSPORTES

Bratislava no es una ciudad muy grande, de ahí que uno pueda moverse perfectamente a pie por el centro histórico. Al ser prácticamente peatonal también podemos usar la bicicleta. Ya veréis muchos estudiantes con ellas. Para moverse en transporte público lo mejor es el tranvía, cuyos precios varían según el tiempo que lo usemos. El tranvía y el autobús lo usamos para ir de la Ciudad Vieja a la periferia. Para trayectos más largos o nocturnos, lo mejor es el taxi. Cualquier trayecto en taxi por la ciudad no ha de salirnos por más de diez euros.

CÓMO LLEGAR

La mejor forma de llegar a Bratislava es a través de su Aeropuerto Internacional, situado a nueve kilómetros al noreste de la ciudad. Desde este aeropuerto hay autobuses y taxis que nos llevan hasta la estación o el centro de Bratislava. Hay otras opciones como llegar en tren o autobús, principalmente desde Viena, o incluso en barco a través de un crucero por el Danubio. De Viena a Bratislava en tren apenas se tarda algo más de una hora y cuesta unos diez euros.

ALOJAMIENTOS

Bratislava cuenta con numerosas ofertas de alojamiento, entre hoteles exclusivos y modernos, otros de nivel medio y pequeños hostales más asequibles. Si queréis reservar habitación en la ciudad podéis hacerlo directamente en el siguiente enlace: Hoteles en Bratislava.

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON LA CIUDAD

Foto 1 Vía 4bp
Foto 2 Vía Allí me Voy

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Eslovaquia



Deja tu comentario