Las Escaleras Potemkin, en Odesa

Escaleras Potemkin

En la costera ciudad de Odesa, en Ucrania, nos encontramos con un monumento inusual, nada que ver con fastuosos edificios o solemnes catedrales: la Escalera Potemkin. Estas anchas escaleras han sido testigos de muchos sucesos históricos, y han acabado siendo uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Además de su nombre más conocido, también se las llaman escaleras de Richelieu, Primorsky o del Bulevar.

Su edificación se llevó a acabo entre los años 1837 y 1841, de la mano del arquitecto Francesco Boffo y por orden del conde Mijaíl Vorontsov, que fue quien subvencionó la construcción de las escaleras para dedicárselas a su esposa en el día de su cumpleaños.

Las escaleras tienen 142 metros de longitud y la diferencia de altura entre sus extremos es de 27 metros. Sus 192 escalones de longitud variable (los de la base son más largos que los de la cima) se nos presentan como un curioso efecto óptico, si la miramos desde abajo sólo veremos escalones, mientras que si la observamos desde la parte alta, parecerá que sólo hay descansillos, aunque hay nada más que 10.

La fama fuera de las fronteras de Ucrania llegó con el film “El acorazado Potemkin“, rodada en 1925 por el director soviético Sergei Eisenstein. La película estaba basada en los hechos acaecidos en 1905 durante la revolución obrera, aunque algunos la tachan de no ser fiel a la historia (como la gran mayoría de películas sobre historia).

Lo cierto es que las escaleras fueron el telón de fondo para una de sus más crudas escenas, la de los ciudadanos huyendo del ejército del zar y siendo masacrados por éstos. Pese a que la película se empezó a rodar en Leningrado, las malas condiciones climáticas obligaron al director a buscar otra localización para la escena de la masacre del pueblo, siendo Odesa su elección final.

Foto vía: anfrix

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Ucrania



Deja tu comentario