La bandera de Polonia y su Historia

Bandera de Polonia

La bandera de Polonia está formada por dos franjas horizontales. Ambas cuentan con las mismas dimensiones, ocupando la mitad de cada parte de la bandera cada una. La franja superior es de color blanco, mientras que la inferior es roja. Las proporciones son de 5.8

Esta bandera se comenzaró a usar oficialmente en 1919, cuando Polonia recobró su libertad tras desaparecer en 1795 por el reparto que de este país hicieron Rusia, Prusia y Austria.

Cabe destacar que existe una versión con el escudo nacional, una versión que se utiliza en el extranjero como bandera de las representaciones diplomáticas. Además, esta misma bandera sería la usada por la marina mercante; y es que en verdad, los colores de esta bandera vienen dados por los colores del escudo nacional, el águila blanca sobre la superficie roja.

Este escudo se relacionaría con una bonita leyenda. Según esta leyenda polaca, hace mucho tiempo existían tres hermanos, Lech, Czech y Rus. Estos tres hermanos iban vagando por los bosques de Polonia buscando un lugar en el que asentarse y crear una ciudad. Mientras que Czech se dirigió al Sur y Rus se dirigió al Este, Lech seguiría por esos bosques estudiando minuciosamente cualquier tipo de señal que le indicara el lugar en el que debía establecerse.

Cuenta la leyenda que descubrió por casualidad un enorme y majestuoso roble. Comenzó a dudar de si debía o no construir su ciudad allí cuando se dio cuenta de que tan enorme árbol contaba en su copa con un enorme nido, el nido de un águila blanca.

En este punto existen diferentes versiones. Algunas aseguran que simplemente decidió establecer ahí la ciudad por la hermosa visión que había tenido, la del águila blanca. Otras versiones aseguran que Lech intentó arrebatar una de sus crías al águila, pero el animal se revolvió hiriéndose en una pata. A pesar de que el nido estaba completamente teñido de sangre roja el animal no cesó en su lucha.

Esta visión del águila defendiendo su territorio y los suyos inspiraría al propio Lech para establecer aquí su morada. La primera capital polaca fue Gniazdo, cuya traducción vendría a decir algo así como “de nido de águila”. Además, los colores rojos y blancos pasarían a formar parte de los estandartes de la ciudad.

Por su parte, la leyenda continua asegurando que Czech sería el encargado de fundar los países checos y Rus sería el que asentaría las primeras ciudades en Rusia y Ucrania.

A pesar de que es completamente imposible, hasta el momento, asegurar la existencia de estos tres personajes, lo cierto es que en Polonia esta historia está bastante extendida.

Este escudo comenzó a emplearse en estandartes, escudos y guiones de la caballería, pasando finalmente a figurar como bandera militar. Así, en el siglo XIII el emblema del águila ya estaría completamente integrado como seña de identidad polaca.

Al principio el águila portaba una corona, no obstante, durante la República Popular Polaca este elemento fue suprimido por considerarse un símbolo monárquico. Esta corona no volvería a colocarse sobre el águila hasta 1990.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Polonia



Deja tu comentario