El clima en Praga

Invierno en Praga

Praga se caracteriza por estar emplazada en una zona climática continental, lo que se traduce en veranos calurosos e inviernos bastante fríos.

Si buscamos una fecha ideal para viajar a la ciudad, quizá sea una buena opción ir entre mayo y septiembre, durante  estos meses  el frío no es demasiado acusado, además, no hay tanta gente en la ciudad como ocurre en la temporada estival.

  • Primavera en Praga

La primavera es una de las mejores estaciones para visitar la ciudad. A pesar de que durante estos meses las lluvias son constantes, lo cierto es que la temperatura oscilará entre los 16º y 25º, algo totalmente recomendable si no se quiere pasar frío en el corazón de Europa.

Además, cabe destacar que durante esta época, y como corresponde, encontraremos una Praga llena de flores. Los jardines del Palacio Real serán una explosión de naturaleza y lo más importante de todo, durante estos meses los turistas parecen dar tregua a la ciudad, por lo que los hoteles serán más baratos y los monumentos no estarán tan masificados.

Como única recomendación debemos intentar meter algún tipo de chubasquero, por lo demás, viajar en primavera a Praga es un completo acierto.

  • Verano en Praga

Los veranos en Praga suelen ser templados. Aunque la temperatura media suele  rondar todos los años sobre los 17º, lo cierto es que en ocasiones es posible alcanzar temperaturas bastante elevadas. No obstante, lo normal será disfrutar de una agradable temperatura de entre 20 y 27º.

Evidentemente, este tipo de clima en verano llama la atención a muchos turistas; y es que durante los meses estivales es cuando más concentración de turistas hay en la ciudad. Así pues, viajar durante estas fechas puede ser un poco asfixiante.

Por otro lado, también existen ventajas; y es que durante el verano en Praga los días son mucho más largos por lo que tendremos más tiempo para realizar visitas turísticas así como diversas excursiones fuera de la ciudad.

Si existe un imprescindible durante estos meses es el  chubasquero en la maleta. Si en primavera era una recomendación, aquí se hace totalmente necesario, ya que en verano es cuando más lluvias se registran en la ciudad.

  • Otoño en Praga

Otoño también es una época excelente, junto a la primavera, para viajar a la ciudad. Durante el principio de esta estación las temperaturas serán muy similares a la primavera. Evidentemente a medida que nos acerquemos a los meses de invierno las temperaturas serán mucho más duras, aun así, sigue siendo una opción estupenda para nuestro viaje.

Cabe destacar que en otoño la ciudad también permanece menos atestada de turistas, algo que sin duda alguna nos facilitará nuestra visita.

  • Invierno en Praga

Los inviernos en Praga son por lo general bastante fríos. A pesar de que para los amantes de los paisajes nevados es una época ideal para conocer la ciudad totalmente blanca, lo cierto es que las temperaturas bajarán de los 0º pudiendo llegar incluso a descender hasta los -10º.

Es una fecha ideal para conocer otro turismo de Praga. Para meternos en una ópera o un concierto o para ver todos los edificios monumentales de la ciudad con ese manto invernal tan bonito.

Además del frío, cabe destacar que los días son mucho más cortos por lo que tendremos mucho menos tiempo para conocer la ciudad, por lo menos con horas de luz.

Otros enlaces de interés

Foto vía: 3viajesaldia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Republica Checa



Deja tu comentario