Escapada de puente a Budapest

Budapest

Si estáis pensando aprovechar los próximos puentes de Todos los Santos en Noviembre y el de Diciembre para hacer un viaje o una escapadita, hay un destino que cada vez llama más la atención de los buscadores de sitios con tradición histórica, una destacable belleza arquitectónica y sobre todo, de un lugar diferente, especial. Nos referimos a Budapest, la capital de Hungría.

Una ciudad donde se unen todos estos factores, y que además ofrece al visitante otros dos atractivos turísticos importantes, la buena gastronomía y la abundancia de aguas termales y spas, convirtiéndola en una de las capitales del relax y la salud en Europa. Posee un clima templado de tipo Continental, siendo recomendable llevar algo de abrigo si vamos en invierno. En Enero se producen las temperaturas más bajas, con una media cercana a los 0ºC, mientras que en el mes más cálido, Julio, tiene una media de 24º C.

Llegar hasta Budapest es de lo más sencillo, ya que cuenta con conexiones mediante todos los tipos de transporte, aunque por supuesto, la forma más sencilla es el avión, pudiendo llegar hasta aquí desde cualquiera de las principales ciudades de Europa. Las compañías de Low Cost hacen posible que encontremos ofertas muy buenas, eso si, procurando reservar con antelación.

La ciudad está muy bien surtida de transportes, pudiendo elegir a nuestra comodidad o preferencia el recorrerla en autobús, metro, tren a pie o en cualquier otro medio. Una recomendación es la de tratar de conseguir alguna excursión en barco por el Danubio, pudiendo disfrutar de la ciudad desde otra perspectiva.

Algunas visitas que no podemos perdernos en Budapest comienzan por el Castillo de Buda o Palacio Real, que fue construido durante el siglo XIV. Aunque ha sufrido bastantes reformas a lo largo de su historia, durante la mayor parte de la cual sirvió como residencia de la Familia Real, hoy en día es parte fundamental del paisaje de Budapest, además de haber sido declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Otro monumento de visita obligada es el Puente de las Cadenas, que descansa sobre las tranquilas aguas del Danubio. Este puente colgante tiene una longitud de 202 metros y fue en su época, uno de los mayores del mundo en su clase. Otras visitas recomendadas a los amantes de la historia y la arquitectura son el Parlamento de Budapest, la Sinagoga Judía o la Plaza de los Héroes.

En resumen, Budapest es una ciudad merecedora de ser visitada, tanto si vamos en busca de cultura como de salud. No perdáis la ocasión de dar un descanso a vuestros huesos en un relajante baño termal, toda una experiencia.

Información práctica para viajar a Budapest

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Hungría



Deja tu comentario