El Himno de Rusia

Rusos

Rusia ha contado con cerca de una docena de himnos desde que comenzase su historia, siendo cada uno de ellos el símbolo de su tiempo, a medida que el país continuaba con su desarrollo. Comenzando por la Edad Media, el origen de su primer himno proviene del imperio bizantino, cuando los cantos de carácter religioso comenzaron a popularizarse en Rusia, a la vez que llegaba el cristianismo.

Durante el reinado de Pedro I el Grande, se popularizaron los “vivat”, cánticos para ensalzar gestas, y también a la figura del zar, y además servía como elemento propagandístico en favor de la patria y su monarca. Con la llegada de las bandas militares, cuyo más conocido exponente de la época era el Preobrazhenski, procedente del pueblo homónimo, se comenzó a extender la música militar.

El regimiento de Preobrazhenski interpretaba una marcha anónima que terminó por convertirse en emblema del ejército ruso, y se tocaba en actos oficiales, tanto políticos como de corte militar. Esta marcha fue el primer himno de Rusia, y la letra le fue adjuntada a finales del siglo XVIII. Tras la Revolución de Octubre y la caída del régimen zarista, llegó la disolución del regimiento de Preobrazhenski, pero la marcha continuó viva, aunque esta vez interpretada por el Ejército Blanco. Tras la revolución de 1917, se creó la necesidad de entonar un nuevo himno que reflejase la nueva realidad de Rusia, y tradicionalmente fue la famosa Marsellesa, aunque luego fue sustituida por La Internacional.

Otra canción que pugnaba por convertirse en la más popular, y que había coexistido con la marcha de Preobrazhenski, era la “Grom pobedi, razdavaisia!“, cuya traducción es “Suena, trueno de la Victoria”. En este caso, homenajeaba al ejército ruso por su victoria en la guerra contra Turquía a finales del siglo XVIII, y debido a que estaba compuesta en forma de polonesa, ganó fama entra la aristocracia, que la escuchaba frecuentemente en los bailes. Su letra se fue modificando con el paso de los años.

La tercera marcha que iba a pujar por el puesto de himno de la nación fue el Kol slaven nash Gospod v Sione, que significa “Qué glorioso es nuestro Señor en Sion”, compuesto por Dmitri Bortnianski. De un corte mucho más religioso, esta pieza se hizo muy famosa en las ceremonias religiosas durante el siglo XIX.

Cuando el ejército de Napoleón fue derrotado, nació Bozhe, Tsaria jraní o “Dios slave al zar”,con música de Alexéi Lvov y letra de Vasili Zhukovski, y sirvió como símbolo nacional entre los años 1833 y 1917. Años más tarde y tras sufrir algunos cambios, terminó por llamarse “La plegaria del pueblo ruso”, o Molitva rússkij en original.

Durante los años 30, y con el naciente Régimen Soviético en auge, hubo una nueva necesidad de entonar un himno nacional, y para ello se celebró en 1943 un concurso a nivel nacional, para elegir la nueva melodía. Cabe destacar que el mismísimo Stalin participó en dicho concurso. El ganador fue Alexandr Alexándrov, quien presentó el “Himno del Partido de los Bolcheviques“, que sonó por primera vez el 1 de Enero de 1944.

Cuando la Unión Soviética se desintegró, el himno bolchevique fue sustituido por la “Canción Patriótica” compuesta por Mijaíl Glinka, aunque no tenía letra. En el año 2001, la Duma Estatal junto con el entonces presidente Vladimir Putin, aprobaron las actuales melodía y letra del Himno de Rusia.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Rusia



Deja tu comentario