La Catedral de Santa Teresa de Ávila en Pozega, Eslavonia

Iglesia de Santa Teresa de Ávila en Pozega

En la región de Eslavonia, encontramos la tranquila ciudad de Pozega. Este lugar se remonta al siglo XIII, momento en el que se edificó la ciudad sobre las ruinas del asentamiento romano de Incerum. Desde ese momento, la ciudad ha crecido, estableciendo durante su historia diferentes elementos arquitectónicos de gran valor.

Podemos destacar entre todas sus visitas culturales la Catedral de Santa Teresa de Ávila, una pequeña catedral barroca levantada en el año 1763. Este templo es una verdadera delicia arquitectónica, que podremos disfrutar tanto en su exterior como en su interior.

Situado en el centro de la ciudad, a los pies de una colina, este templo se construyó en el lugar en el que antiguamente se erigía una fortaleza medieval.

Fue financiada por Franjo Thauszy, el obispo de Zagreb por aquellos días. En un inicio, el presupuesto de 80.000 florines era para reparar la fortaleza de Pozega, pero finalmente, con la aprobación de la emperatriz María Teresa, se comenzó a construir esta iglesia, finalmente consagrada tras siete largos años de obras.

No se sabe muy bien quién firmó el trabajo, pues lo cierto es que los planos fueron suministrados directamente por la emperatriz.

Destaca una gran torre. Anterior a esta había otra que en 1926 fue derribada durante una tormenta. La torre que remplazó la original mide unos 63 metros de altura, siendo un punto visual de referencia desde varias partes de la ciudad.

El interior de la iglesia cuenta con una decoración barroca y rococó de gran belleza. Destacan lugares como el altar mayor de Santa Teresa de Ávila, que se realizó en el momento de la consagración de la iglesia. Además, también cuenta con otros altares como el de San Juan o el de San Miguel Arcángel.

Las pinturas murales que cubren las paredes del templo también son interesantes. Estas fueron realizadas por pintores croatas en el año 1898 y 1899. Podemos observar pinturas de la Trinidad en el altar mayor, así como pinturas de Santa Teresa en el ábside, todas ellas muy bien conservadas.

Sin lugar a dudas un templo que merece la pena ser visitado y contemplado con tiempo suficiente, para poder asimilar todos los detalles de su suntuosa decoración y hermosas pinturas.

Más información en:

Foto vía André Rus

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Croacia



Deja tu comentario