Qué comer en Praga

Goulash

La cocina Checa, y en este caso la cocina de Praga, cuenta con influencias directas de la gastronomía alemana y austriaca. Por tanto, si encontramos un punto fuerte en las mesas de los restaurantes de Praga está sin duda alguna en las carnes y las especias.

Antes de hablar de las especialidades que degustaremos en esta ciudad, debemos tener claras dos cosas. Primero, la cocina de esta parte de Europa es contundente y copiosa. Segundo, las raciones son tan grandes que si no estamos acostumbrados a comer mucho quizá debamos pensarnos muy mucho pedir entrantes.

Hay una estrella en los menús de Praga, y esa estrella es el cerdo. Si en España se dice de este animal que se aprovecha todo hasta los andares, en la República Checa no son menos. Aquí podremos encontrar infinidad de platos realizados con esta carne, y además, existen delicias imprescindibles como el jamón de Praga, que normalmente se mezcla con rábano picante y nata montada. También es interesante degustar los buñuelos de bacón o las tostadas con jamón y salmón.

Como en muchas partes de Europa, las sopas toman un protagonismo importante. En Praga también es posible degustar un gran número de estos deliciosos caldos como la sopa de puré de patatas llamada Kulajda.

Mención especial merecen los Knedliky, que son una especie de albóndigas de harina que acompañan a todos los platos checos. Normalmente se hacen también con patata, aunque no es raro encontrar otras variedades con pan rallado, por ejemplo.

Si hay un plato popular en Praga este es el cerdo asado con pasta y col, el conocido como chucrut. Es el plato checo más internacional de todos, pudiéndolo encontrar en cualquier parte del mundo. Eso sí, como aquí en ningún sitio.

Más información sobre el chucrut

En Praga también encontraremos la versión checa del famoso Goulash de Hungría, un plato que los checos han adoptado y que se prepara con carne, caldo de res, cebolla, pimienta, pimientos molidos y patata. Generalmente es bastante barato y además consistente, así que es una buena opción.

Más ingormación sobre el goulash

No pensemos que los checos no prueban el pescado, en Praga también es posible encontrar deliciosos platos a base de trucha y carpa, si bien hay que destacar que estos platos son más consumidos cara a las fiestas navideñas.

Para regar toda esta suculenta comida no tendremos más opción que rendirnos a la cerveza checa; y es que en Praga beben cerveza a todas horas, y mucha. Es la bebida más famosa, la más producida y la más deliciosa. Además, para los amantes de este néctar cabe destacar que el precio es muy bajo, un aliciente para consumirla.

Es importante saber que la cerveza de los checos tiene bastantes grados. Por norma general ellos te servirán la que ellos mismos beben, la que más grados tenga. Si queremos algo más flojo tendremos que pedirlo nosotros antes.

Otros enlaces de interés:

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Republica Checa



Deja tu comentario