- Viaje a Europa del Este - https://viajeaeuropadeleste.com -

Reapertura del museo de la Cosmonautica ruso

En 1981 en Moscú abrió las puertas el Museo de la Cosmonáutica, una invitación a conocer los pormenores del espacio de la mano de las conquistas realizadas por el hombre. Sin embargo, luego de varios años en vigencia en 2006 el museo fue cerrado para someterse a una importante reforma.

Con una importante inversión, arquitectos y expertos se ocuparon de mejorar el recinto y ahora, tres años más tarde, el museo ha reabierto para todo aquél dispuesto a adentrarse en el mundo de las estrellas.

Este lavado de cara supuso una importante reforma pues ahora el museo tiene una superficie de 8.000 metros cuadrados quintuplicando sus dimensiones originales. Al entrar en él, la figura de Yuri Gagarin, el primer astronauta de la historia, da la bienvenida a los visitantes, quienes acceden a esta catacumba excavada bajo el monumento a los conquistadores del espacio, un cohete sostenido sobre una estela de titanio de 100 metros de altura.

Una vez dentro, los visitantes pueden vivir intensas experiencias relacionadas con la vida y la historia espacial de la mano de la interacción y las simulaciones de última tecnología. Disfrutar de una réplica de la estación orbital Mir, encerrarse en una cápsula Soyuz, sentir la ingravidez mediante unas gafas 3D o seguir el rastro de la Estación Espacial Internacional (ISS) en un mini-centro de Control de Vuelos son algunas de las atracciones de este fantástico museo que os hará subir los niveles de adrenalina. De acuerdo a las autoridades del museo, aún quedan algunas atracciones por inaugurar como una sala de proyección y otra de ordenadores.

Una buena cantidad de joyas de la carrera espacial rusa también formas parte del menú y así es como podéis encontrar la cápsula de la nave Vostok-1, en la que Gagarin regresó a Tierra, un lunojod o artefacto lunar rodante o el Sputnik-5, la jaula original en la que fueron lanzadas al espacio en 1960 las perras Belka y Strelka, que regresaron a salvo, a diferencia de Laika, que tres años antes murió en órbita luego de transformarse en el primer ser vivo lanzado al espacio.

“Así en la Tierra como en el cielo”, es el nuevo leitmotiv del museo desde su reinaguración. Sin dudas, se trata de una interesante visita para quienes estén en la capital rusa.

Información práctica