- Viaje a Europa del Este - https://viajeaeuropadeleste.com -

La Catedral Alexander Nevski de Bulgaria

La capital de Bulgaria es también la sede de numerosas obras arquitectónicas de envergadura que de alguna manera relatan el pasado de este país gracias a sus distintos estilos.

Sin dudas, una de las obras más monumentales es la Catedral Alexander Nevski, una construcción que fue diseñada entre 1888 y 1912 en honor a los solados rusos que cayeron durante la liberación de Bulgaria en la guerra de 1878. Es por eso que representa el agradecimiento del pueblo búlgaro a los 200.000 soldados que sacrificaron su vida para ser libres.

Este hermoso templo es uno de los representantes más destacados de la arquitectura ortodoxa en el mundo, tanto por sus dimensiones excepcionales como por sus frescos y sus cúpulas. La catedral mide 72 metros de largo y 42 metros de ancho mientras que su altura alcanza los 52 metros. Con capacidad para albergar a 5.000 feligreses, cubre un área de 3.170 m2 de superficie.

Esta iglesia fue designada como monumento de la cultura en 1924 y es una de las catedrales cristianas ortodoxas más grandes del mundo. Su estilo neobizantino la ha transformado en uno de los grandes símbolos de Sofía y de toda Bulgaria, esto por no hablar de sus cinco naves y sus mosaicos, sus cristales y sus hermosos frescos que cubren las paredes. Dentro de la cripta de la catedral es posible visitar un museo que ofrece una colección de íconos búlgaros que forman parte de la Galería de Arte Nacional. Según la propia iglesia, esta colección es la más grande del mundo al menos en lo que hace a íconos ortodoxos.

La catedral está situada en una plaza del mismo nombre conformada por una línea de árboles y junto a otro monumento nacional, el Monumento del soldado desconocido. Cerca de la basílica se encuentra un conocido mercadillo de pulgas en donde es posible adquirir antigüedades y productos textiles.