El Valle de Prahova, en Rumania

prahova

Rumania es un país con bonitas ciudades para descubrir –entre ellas la hermosa Bucarest– pero también con un gran número de atracciones naturales que merecen la atención, en especial para quienes disfrutan del turismo rural.

Gracias al cordón formato por los Cárpatos, en el país conviven numerosos valles verdes dentro de los cuales se asientan varios pueblos y localidades. Uno de los más conocidos es el Valle de Prahova, un lugar ideal para disfrutar de las montañas en toda su dimensión. Situado en la zona central septentrional de Rumania, precisamente en la región de Valaquia, para visitarlo podéis hacer un recorrido partiendo desde el pintoresco pueblo de Starchiojd para luego seguir por la carretera de Valenii y llegar a diversas localidades, muchas de ellas especialmente acondicionadas para el turismo de invierno..

Este valle que durante el verano se muestra de un color verde intenso alberga a algunas de las estaciones de montaña más famosas de Rumania como Busteni, Predeal y Poiana Brasov. Dentro del valle también se encuentra la ciudad campesina de Rasnov, construida entre los siglos XIV y XVII sobre la cumbre una gran roca. Además de impecables vistas abiertas del valle en esta ciudad se encuentra un pozo que, de acuerdo a una leyenda, fue cavado por dos prisioneros turcos quienes realizaron el trabajo con la promesa de ser liberados si encontraban agua. Fue así como durante 19 años cavaron un pozo de 140 metros de profundidad para luego ser liberados.

prahova

Otra parada obligada es el Castillo de Bran, más conocido como el Castillo de Drácula, luego de que Bram Stocker se inspirara para su historia en el príncipe Vlad, quien se dice vivió en esta enorme fortaleza que ocupa el primer lugar dentro de lo que son las atracciones turísticas del país.

Siguiendo con el itinerario, otros puntos destacables del recorrido son la ciudad medieval de Brasov, con sus antiguos edificios y la famosa Iglesia negra, la más grande de la región de Transilvania sin olvidarnos del Monasterio de Sinaia, construido por el noble Mihail Cantacuzino entre 1690 y 1695 después de una visita que hizo al Monte Sinaí. Este lugar también dio nombre a una ciudad que ha crecido de la mano de los deportes de invierno y es por eso que es muy visitada por los turistas.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Rumania



Deja tu comentario