Palacio Wilanow, el Versalles de Polonia

wilanow

Polonia es uno de los países que más sufrió las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Allí se instalaron algunos de los campos de concentración más feroces de todos los tiempos como Auschwitz y la crudeza del nazismo pisó fuerte en un país pobre y con una gran comunidad judía.

Muchas ciudades fueron destruidas casi en su integridad y los bombardeos derribaron numerosos edificios históricos. Luego de la guerra algunas ciudades prácticamente fueron reconstruidas y es por eso que abundan las construcciones de este siglo así como numerosos monumentos que rinden tributo a las víctimas del Holocausto. Sin embargo, algunas reliquias arquitectónicas han superado los ataques, sobreviviendo en el tiempo y perpetuándose como indicio de la época de esplendor de Polonia. Uno de ellos es el Palacio Wilanow, una fortaleza que es considerada uno de los monumentos culturales más preciados de Polonia.

Este palacio fue construido por el rey polaco John III Sobiestki en el último cuarto del siglo XVII y luego fue ampliado por quienes vivieron en él. Se trata de una magnífica obra que representa mejor que ninguna otra el estilo barroco suburbano. De alguna manera, el arquitecto Augustyn Wincenty Locci logró combinar el arte europeo con las viejas tradiciones polacas y es por eso que en su interior se pueden encontrar símbolos que glorifican las astucias de la familia del soberano, en especial aquéllas que destacan los triunfos militares del rey.

Wilanow permaneció en manos de la familia real durante muchos años, incluso luego de que el rey muriera en 1696. Más tarde pasó a manos de famosas familias de magnates de distintas localidades polacas, incluso de otro rey, hasta que el político y coleccionista Stanislaw Kostka Potocki decidió crear un museo en una parte del palacio, suceso que marcó el rumbo cultural de Polonia ya que fue uno de los primeros museos públicos de Polonia. Allí se exponían obras de arte orientales y europeas mientras que la parte central del palacio estaba dedicada al antiguo rey polaco.

Lamentablemente, la Segunda Guerra Mundial dañó gravemente a Wilanow y años más tarde fue renovado y recuperó la colección que había sido robada por los alemanes. En 1962 reabrió al público y desde entonces es uno de los grandes orgullos de Polonia.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Polonia



Deja tu comentario