Mas destinos turisticos en Europa del Este

Lago Bled

El recorrido de verano por Europa del Este nos lleva por maravillosos lugares, algunos de ellos centros vacacionales por antonomasia, otros destinos escondidos en medio de la nada que despiertan la curiosidad del viajero que desea saber que es lo que se esconde al otro lado de la Europa occidental.

No es la primera vez que os invitamos a descubrir sitios maravillosos como Kotor, Constanza o Istria, respectivamente en Montenegro, Rumania y Croacia. Pero la brújula sigue su curso y así es como ahora os traigo nuevos destinos en los que podéis pasar agradables jornadas bajo el cálido sol. Fuera del circuito que mira al mar, hay algunos buenos sitios por conocer, como es el caso del Lago Balaton, una belleza natural que se encuentra en territorio húngaro.

Este espejo de agua dulce es el mayor lago de Europa central y es por eso que es uno de los lugares más visitados por los habitantes de este país. Basta tener en cuenta las dimensiones de su costa para saber las razones: son 195 kilómetros en los que se puede disfrutar de la orilla tranquila o bien echarse en la arena para tomar sol. Tal vez practicar buceo o simplemente disfrutar del paisaje. A unos 100 kilómetros de Budapest, la naturaleza ha sido generosa con este lago que es conocido como el “mar de Hungría”.

Polonia también tiene algo para contarnos cuando el frío clima del invierno comienza a ceder. Esto ocurre especialmente en Sopot, una ciudad de Polonia situada en la costa báltica que con el correr del tiempo se ha transformado en centro vacacional por excelencia. La gran excusa son sus playas aunque también podéis encontrar una interesante oferta de tiendas, restaurantes y hoteles.

Todos los años la ciudad festeja un importante festival de la canción y podéis aprovechar la estadía para visitar Gdańsk, una hermosa ciudad portuaria que está en las cercanías. Otra de las razones por las cuales Sopot es reconocida es por su muelle de madera pues es el más largo del continente.

El lago Bled es otro encantador lugar en donde podéis pasar unos días de relajación en contacto con la naturaleza. Situado en las entrañas de Eslovenia, a tan sólo 50 kilómetros de Liubliana, su capital, ofrece un imponente paisaje rodeado por las montañas de los Alpes Julianos y una vegetación boscosa. Pequeñas casas y unas cuantas iglesias dominan la zona aunque el protagonismo se lo lleva el Castillo Blejski, que fue construido sobre un acantilado en una pequeña isla en medio del lago.

Imprimir

Categorias: Rutas turísticas



Deja tu comentario