Sopot, ciudad balnearia en Polonia

sopot

Cracovia y Varsovia son algunas de las ciudades más populares de Polonia. Sin embargo, sobre la costa báltica se encuentran algunas localidades que convocan al turismo para pasar las vacaciones en Polonia, sobre todo durante la temporada de verano, cuando las costas y las playas se transforman en un imán para los viajeros en busca de unos días de reposo.

Uno de los centros vacacionales más conocidos del país es Sopot, un lugar que reúne una atractiva propuesta que se extiende no sólo a la variedad de hoteles y cabañas sino a la amplia oferta de restaurantes, tiendas y discotecas, entre muchas otras posibilidades. Todos los años allí se realiza un evento de envergadura, el Festival Internacional de la Canción de Sopot, que reúne a una gran multitud debido a que se trata de una de las fiestas musicales más importantes del continente europeo.

Sopot se encuentra situada en la costa sur del mar Báltico, al norte de Polonia y cuenta con una población estable estimada en los 40.000 habitantes. Su nombre remite a la lengua eslava y remite a la palabra «primavera» o «fuente».

Fundada como un asentamiento eslavo en el siglo VII, en sus comienzos se trataba de un sitio que funcionaba como punto de intercambio comercial con las zonas aguas arriba del río Vistula y con ciudades al otro lado del Mar Báltico. Con el tiempo su importancia cedió y se transformó en un pueblo de pescadores, abandonado al olvido y a su propia suerte.

Pero un siglo más tarde nuevos pobladores llegaron a la zona y entonces nacieron dos pequeños asentamientos que ocuparon el territorio en donde hoy se sitúa Sopot. Con el correr de los años muchas familias pudientes y nobles construyeron sus residencias y palacios en esta localidad e incluso el rey de Polonia Juan II Casimiro (1648-1668) vivió en uno de ellos.

Sus años de esplendor terminaron cuando los rusos destruyeron e incendiaron la ciudad dejándolas en ruinas.Las residencias fueron abandonadas hasta que la familia Przebendowski adquirió muchas de ellas pero en 1772 Sopot fue anexionada por el Reino de Prusia. y en 1806 el lugar fue vendido a un mercader llamado Carl Christoph Wegner, figura clave que instaló el primer centro de aguas termales de Sopot.

Muchos balnearios surgieron en los años siguientes y así fue como el lugar creció en torno al turismo. Además, en 1870 abrió la primera red ferroviaria que favoreció aún más la llegada de turistas. Desde entonces Sopot convoca a muchas personas que visitan la localidad en busca de relajación.

Hoy Sopot es uno atractivo centro de reposo y balneario marítimo, con edificios de estilo moderno construidos en los siglos XIX y XX. La calle Monte Cassino es la arteria princiapl de la ciudad y uno de los lugares más turísticos es el muelle, pues se trata del muelle de madera más largo de Europa.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Polonia



Deja tu comentario