Las cuevas de Postojna, una maravilla subterranea

Las cuevas de Postojna

Postojna tiene el sistema de cuevas más grande de Eslovenia con por lo menos 20 kilómetros. Es la atracción turística más conocida en este país. Formado millones de años atrás por el río Pivka, sólo una cuarta parte está abierto a visitas públicas. Se puede recorrer a pie y en un tren miniatura en un lapso de hora y media. Los cuatro primeros kilómetros son explorados a través del tren eléctrico, para completar el resto a pie.

Las cuevas de Postojna se encuentran en la parte sudeste de Eslovenia, a unos 50 kilómetros de la capital, Liubliana. Las cuevas son húmedas y frías, con una temperatura promedio de 10 grados centígrados, por lo que es apropiado usar unos buenos zapatos y ropa muy calurosa. Una de las razones de ser tan visitada es por la buena accesibilidad de la cueva, su recorrido no presenta dificultades para la mayoría de los visitantes.

El mundo subterráneo nos sorprende con extraños fenómenos naturales como las formaciones de estalactitas y estalagmitas. El tren serpentea a través de cavernas de piedra caliza iluminada con cientos de estalactitas y estalagmitas, perfectamente conservados, muchos siguen aumentando de tamaño en una fracción por año, según el guía en 10 años solo crecen de 0,1 a 1 mm. La cueva es tan grande, que tiene varias instalaciones subterráneas: un restaurante, una la sala de conciertos para más de 10.000 personas, y una oficina de correos.

Las cuevas se han abierto como una atracción turística desde 1819, pero por los nombres escritos en las paredes se puede concluir que han sido visitadas desde hace muchos siglos atrás. Esta práctica de los visitantes de los últimos siglos hace que la primera parte de la cueva sea algo sucia y negra. Hoy día esta área es atravesada rápidamente en el tren. En nuestra visita también es posible ver una de los anfibios más famosos del lugar: el «pez humano». Estos anfibios ciegos toman su apodo por la semejanza al color humano y puede crecer hasta 16 pulgadas de largo. Los mantienen en una especie de piscina por un periodo de 2 meses y luego los devuelven a su hábitat natural.

Fuera de la cueva de Postojna, podemos refrescarnos con bebidas y deleitarnos con la deliciosa gastronomía. Una vez hayamos descansado la experiencia continúa con la visita a el Castillo de Predjama, a 9 kilómetros al norte de Postojna, un castillo que parece que está emergiendo de una cueva. Y si aún quedan energías podemos pasar a visitar el Parque de la historia militar en Pivka.

Foto Vía: Stuart Edwards

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Eslovenia



Deja tu comentario