Pilsen, ciudad cervecera en Republica Checa

Pilsen

Pilsen es el centro de la Bohemia Occidental de la República Checa. Es una región de bosques y rutas turísticas, pero sobre todo es la región de la mundialmente famosa cerveza Pilsener, variedad que se derivan del nombre de la ciudad.

Muy cerca de la naturaleza es una ciudad con numerosos ríos y lagos artificiales, casas pintorescas, y numerosos castillos y palacios. Su centro histórico fue fundado en 1295 por el rey Wenceslao II en confluencia de cuatro ríos, y es gracias a sus numerosos lugares de interés una zona histórica protegida.

El centro histórico está dominado por la Catedral gótica de San Bartolomé, ubicada en la Plaza de la República, desde su torre de 102 metros (la torre de iglesia más alta de Bohemia) se puede observar gran parte de la ciudad. En la parte norte de la plaza se encuentra el Ayuntamiento renacentista, construido en 1554-1559, basado en los diseños de un arquitecto italiano, Giovanni de Statia. Alrededor se pueden ver casas burguesas también del periodo del Renacimiento.

Fuera de la plaza hay otros lugares que vale la pena visitar. Entre ellos la Gran Sinagoga, la segunda sinagoga más grande de Europa y la tercera más grande del mundo, el Museo de Bohemia Occidental y el Museo de la Cerveza.

Hablando del Museo de la Cerveza, la cervecería Pilsner Urquell es el destino turístico favorito de quienes visitan Pilsen. La fábrica de cerveza fue fundada por los burgueses de Pilsen con un permiso de elaboración en 1842. Tal fue la fama de la cerveza que la marca Pilsner Urquell pronto sería sinónimo de calidad en todo el mundo. Con el paso del tiempo la fábrica se expandió gradualmente a su forma actual y hoy día es un monumento industrial único. La visita guiada nos muestra el proceso de elaboración de la cerveza y un recorrido subterráneo por las bodegas. Dentro del complejo está el museo en honor a la cerveza.

Cuando hemos terminado de visitar los monumentos históricos e industriales podemos adentrarnos en el zoológico y jardín botánico. Situado cerca del centro de la ciudad, tiene un paisaje variado, con pequeños lagos, rocas y parques, con diferentes colores, formas y tamaños de plantas. En el zoológico se pueden ver todo tipo de animales exóticos y locales, con el segundo espacio más grande para osos en Europa.

Sin duda caminar por el centro histórico de la ciudad, contemplar el panorama en la torre de la Catedral de San Bartolomé y disfrutar de una cerveza como la Pilsner Urquell es una experiencia que se tiene que vivir aunque sea una vez en la vida.

Foto Vía: Norbert Aepli

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Republica Checa



Deja tu comentario