Sighisoara, la joya de Transilvania

Sighisoara

Rumanía es un país de tradiciones fuertes, poseedor de un folclore cuya riqueza, permanencia y vivacidad son realmente llamativos. Dejando a un lado la capital Bucarest, las ciudades rumanas son de un tamaño medio, apenas por encima de los 300000 habitantes, y cerca de la mitad de la población es de ámbito rural. Así las cosas, en el corazón mismo de Transilvania, Sighisoara es probablemente la villa más hermosa de toda Rumanía.

Hay que visitar esta pequeña ciudad si es que decidimos viajar por el estado de los Cárpatos. Sighisoara, fundada por los sajones en el XII, conoció siglos más tarde un extraordinario desarrollo gracias al comercio y a los gremios locales, siendo un importante punto de referencia tanto político como militar. Situada sobre una colina, se conservan todavía las murallas que rodean a la ciudad medieval, y nueve de las catorce torres de defensa originales.

El gran símbolo de Sighisoara es la impresionante torre del reloj, también llamada del Consejo rememorando el edificio previo donde se celebraba la Asamblea, bajo la cual se encontraba la entrada principal a la ciudad vieja. La torre actual, del XVII, fue reconstruida tras un incendio según las premisas de un precioso barroco de ascendencia austriaca. Desde hace tiempo, además, la torre es sede de un museo depositario de la memoria local.

Todo el conjunto de la parte alta de la ciudad ha sido declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. No es de extrañar. En el entorno de la torre del reloj hay una plaza, donde de manera frontal, lateral y oblicua se van situando otros edificios relevantes. La iglesia fue remodelada también en el siglo XVII mientras que a su lado, el edificio del ayuntamiento nos deslumbra con su figura neoclásica oropelizada a través del gótico.

En ese mismo espacio se encuentra la casa donde vino al mundo Vlad III, de sobrenombre Tepes (Empalador), por la manera bárbara de dar muerte que reservaba a sus enemigos, y que conocería fama póstuma al servir de inspiración a Bram Stoker para su Drácula. Si nos dejamos de literatura y avanzamos un poco, nos toparemos con la magnífica presencia de una historia que se intuye poderosa en forma de casonas majestuosas. Estos edificios del centro de Sighisoara continúan habitados, lo que le da a la ciudad un gesto de autenticidad.

Finalmente, en la cima de la colina se halla la Biserica din Deal, dominando el panorama. Del siglo XIV, vino a sustituir una previa capilla románica de tiempos anteriores. Y enfrente de la iglesia, el cementerio sajón, donde los antepasados ilustres de la ciudad duermen el sueño eterno a la sombra de centenarios árboles.

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Rumania



Deja tu comentario