Sandomierz, el atractivo de su casco antiguo

Sandomierz

Sandomierz es una pintoresca ciudad sobre una colina rodeada por la confluencia de los ríos Vístula y el San-Sandomierz, en el sureste de Polonia.

Tiene como principal encanto su casco antiguo, con las paredes blancas, los tejados vino tinto humedecidos por los años, y los campanarios de las iglesias que hacen detener por un momento el tiempo con su magia de antaño. Los alrededores de Sandomierz son conocidos por su encanto escénico y una abundancia de restos históricos fascinantes. Por sus monumentos históricos bien conservados es una de las ciudades más bellas y antiguas de Polonia. Hallazgos arqueológicos alrededor de la ciudad indican que los seres humanos habitaban la zona desde la época del Neolítico.

Hubo un tiempo en que desempeñó un papel de gran importancia en la vida del país, pero hoy en día es simplemente una ciudad rural de gran belleza. Es difícil creer que este tranquilo lugar fue fundado en la Edad Media y fue arrasado hasta los cimientos, una y otra vez. Agresiones suecas, de mongoles y lituanos, anexiones de Austria, Rusia y Alemania, incendios y campos de exterminio nazis. Podríamos decir que Sandomierz lo ha visto todo y ha sobrevivido. Es precisamente eso la que la convierte en patrimonio histórico y cultural de Europa.

Sandomierz tiene claramente delimitadas sus secciones antiguas y nuevas. A pesar de sus desgracias históricas, Sandomierz sufrió relativamente pocos daños durante las dos guerras mundiales, por lo que los restos de su larga historia de 10 siglos sobreviven hasta el día de hoy en su forma original. De entre los más de 120 monumentos arquitectónicos en Sandomierz la mayoría están ubicados en el casco antiguo, en un entorno casi rural. Resaltan la Plaza de Mercado con su Catedral Gótica, las casas burguesas y el Ayuntamiento del siglo XIV, el castillo gótico también del siglo XIV y el Museo Diocesano lleno de curiosidades. Otro lugar que vale la pena visitar es la Iglesia de Santiago que, junto con el convento de Santo Domingo, es una de las iglesias más antiguas de ladrillo en Polonia.

Un atractivo curioso en Sandomierz es la ruta turística subterránea. La entrada es desde la calle Oleśnickich y es un recorrido de unos 500 metros que conduce a través de bodegas comerciales subterráneas de los siglos XV y XVII, por debajo de las casas de los burgueses en la Plaza de Mercado. El nivel más profundo es de 12 metros por debajo de la planta baja. En el recorrido podemos ver exposiciones interesantes como los restos arqueológicos encontrados en Sandomierz, algunas leyendas sorprendentes y por último, degustar de un vino caliente.

Foto Vía: Piotrus

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Polonia



Deja tu comentario