Lipica, cuna de los caballos lipizzanos

Caballerizas de Lipica

En Eslovenia, a sólo dos kilómetros al noreste de la frontera italiana se encuentra uno de los destinos preferidos por los amantes de la equitación. Se trata de las Caballerizas de Lipica, hogar de una de las razas de caballos más famosas del mundo, los lipizzanos.

En la parte sudoeste de Eslovenia, se extiende un territorio llamado Karst, una tierra de rara belleza, clima especial y escasa vegetación. Allí es donde se encuentra la granja Lipica, creada en 1580 para criar y entrenar caballos para los tribunales de Viena. El archiduque Carlos de Austria quería crear una raza de color claro y de una estatura más elegante. Tuvieron que pasar entre cien y ciento sesenta años para que la mezcla de los caballos locales de la región de Karst combinara con los caballos de Andalucia y obtener así la famosa raza lipizzana que vemos hoy día.

Los lipizzanos son relativamente pequeños en estatura con una espalda larga, cuello corto y grueso. Estos caballos nacen de color oscuro, pero poco a poco van aclarando a medida que maduran, y finalmente, a la edad de cinco o seis años, adoptan el color blanco puro que los caracteriza. Estos rasgos distintivos físicos se complementan con una hermosa sensación de equilibrio y ritmo, paso fino y un temperamento uniforme.

Un guía local nos lleva en una visita guiada a través de los establos señalando diferentes métodos de las etapas de la cría y entrenamiento de estos animales nobles. El guía también nos informa que el uno por ciento de todos los caballos lipizzanos nacidos nunca esclarecen su color y en cambio permanece de un color gris.

En la actualidad existen alrededor de 400 caballos en la finca, divididos entre el espectáculo y la competencia. Los visitantes que tengan un poco más de tiempo pueden reservar un paseo a caballo o en carruajes por la finca, incluso tomar clases de equitación con los domadores de caballos. Los paseos y espectáculos se ofrecen durante todo el año, pero en momentos diferentes dependiendo de la temporada.

En 2011, en uno de los edificios de la mansión Lipica, se abrirá un museo que mostrará la historia de la granja, los famosos caballos blancos lipizzanos y otros patrimonios naturales y culturales de la zona. El museo, que será diseñado como un nuevo centro de oferta cultural y turística, tendrá como objetivo poner de relieve la importancia de Lipica como uno de los elementos clave del patrimonio cultural europeo.

Foto Vía: Husond

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Eslovenia



Deja tu comentario