Esquiar en Eslovenia

Esqui en Eslovenia

Eslovenia es un pequeño país (dos veces Navarra) que, si no sonara un tanto naïf, no dudaríamos en calificar de cuento de hadas. Verdes valles franqueados por empinadas montañas coronadas por la nieve, densos bosques atravesados por ríos de cauce lento y generoso, manantiales subterráneos que conducen a grutas llenas de misterio…y al fondo, risueño, el mar.

El acceso litoral de Eslovenia comprende apenas unas cuantas decenas de kilómetros, pero basta para que se sienta la influencia bondadosa del Adriático en las zonas próximas. Nosotros, sin embargo, nos vamos a fijar en la Eslovenia interior, montañosa, alpina. Es decir, todo el arco norte, de poniente a occidente, y buena parte de la sección central.

Toda Eslovenia ofrece unas posibilidades grandes en distintos campos. Tal el que se refiere a centros termales y balnearios. El país vive ya descaradamente del turismo, lo que explica que las instalaciones sean en su mayoría modernas, cómodas, confortables. Muchas de las termas no distan apenas de lo que hoy es nuestro foco de interés: las estaciones de esquí.

Numerosas son, en verdad, para un país de extensión tan reducida. Vale para ellas lo que decíamos para los balnearios. El confort y la calidad de las instalaciones son visibles desde el primer momento. Las estaciones de esquí, situadas la mayoría al norte, en el entorno de los Alpes Julianos, están casi todas muy próximas bien de Italia, bien de Austria, bien de ambas a la vez. En algunas la llegada desde ciudades de ambos países fronterizos es realmente sencilla gracias a carreteras en muy buenas condiciones.

Kranjska Gora. En el NO de Eslovenia. Un centro moderno, a una media de mil metros de altitud. Destacan quizá los kilómetros disponibles para el esquí de fondo. Un dato nada desdeñable: al sur ya roza con el Parque Nacional del Triglav, el monte de los tres cuerno o cabezas es uno de los símbolos de Eslovenia, y no muy lejos está la isla y el lago de Bled.

Pohorje de Maribor (Mariborsko Pohorje). Al NE. Es uno de los complejos más grandes. Su pista de noche es sin duda la reina de tales pistas en Eslovenia. Como la mayoría de estaciones, posee zonas para principiantes y zonas para expertos. También pistas para la práctica del esquí de fondo. Además parque de esquí infantil, escuela de snowoard…

Otros destinos muy recomendables son: la estación sita sobre el Kamin (la de mayor altitud, superando los dos mil metros), la de Krvavec, próxima a Ljubljana, el complejo de Cerkno o la estación de Golte sobre Mozirje.

Destinos que por lo general ofrecen un número considerable de actividades, más allá del propio esquí: excursiones en moto o en trineo con motor, en trineo tirado con perros y hasta con caballos, snowboard, y un cuidado y exquisito etcétera que merece la pena experimentar. Lo dicho, un lujo.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Eslovenia



Deja tu comentario