El carnaval de Ptuj, Eslovenia

los-kurenti

Nos gustaría tomar como pretexto el último post de uno de nuestros compañeros en este mismo blog para presentaros una muestra de la forma de vivir las fiestas carnavalescas en Europa del Este. En su pertinente artículo, nuestro sabio colega nos ponía sobre la mesa un destino altamente recomendable, Ptuj, cuyo carnaval es el más ruidoso de toda Eslovenia.

Y es que, además, este año Ptuj celebra el 50 aniversario desde la ‘oficialización’ de su carnaval, el  Kurentovanje que, en cualquier caso, se remonta a tradiciones locales muy antiguas en el tiempo.

Durante 11 días, desde el 6 (¡ya ha empezado!) hasta el 16 de febrero, las calles de la histórica ciudad de Ptuj se entregan a unos alegres festejos en los que la subversión e irreverencia son los protagonistas. De la mano, eso sí, de una serie de figuras y personajes populares.

Se llama Kurentovanje, precisamente, por una de sus máscaras principales: el kurant o korant, que viste con pieles y pellejos de animales, sobre todo ovejas, calzones y pesados zuecos, además de rodearse con cencerros que resuenan locamente cuando las máscaras recorren la ciudad. Para quien los conozca, es clara la reminiscencia, por ejemplo, con los famosos peliqueiros o cigarrones del entroido orensano (que, en todo caso, nos parecen más faranduleros y coloridos).

Los kurenti, pues, son la peculiar expresión eslovena de unos personajes que han protagonizado los carnavales en diferentes pueblos de la Europa rural. Su bullicio representa un gesto de vital importancia: el intento por sacudirse el invierno y, al mismo tiempo, anticipar la primavera.

El carnaval de Ptuj no se circunscribe a la abombada facha de los kurenti, sino que es rico en desfiles, bufonadas, expresiones de ritos y celebraciones varias. Desde 1960, el Kurentovanje incluso se ha valido de la propia etnografía como forma de incorporar nuevos recursos, rescatándolos del olvido. Así, el carnaval cumple las funciones de museo dinámico y al aire libre, lo que siempre es de agradecer.

Además, la relativa cercanía de Venecia, emblema en apariencia de otra clase bien distinta de imaginar el carnaval, ha servido para imprimirle un cierto toque de elegancia en algunas de las máscaras que asombran estos días a los visitantes de Ptuj. Definitivamente, esta pequeña ciudad eslovena es digno miembro de la Unión Europea…de Ciudades Carnavalescas (no es broma, lo es desde hace casi 20 años).

Foto vía: panoramio

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Eslovenia



Deja tu comentario