- Viaje a Europa del Este - https://viajeaeuropadeleste.com -

Istmo de Curlandia, la perla del mar Báltico

El istmo de Curlandia es una península de arena única que se encuentra al oeste de Lituania, entre el Mar Báltico y la laguna de Curonian. Conocido por sus dunas de arena (entre las más altas de Europa), sus playas de arena fina y su bien conservada naturaleza virgen, es considerado uno de los más bellos balnearios del Báltico.

La estrecha península de arena se extiende 98 km a través de la parte sur-oriental del Mar Báltico. Su parte meridional se encuentra dentro de la frontera de Rusia y la parte norte le pertenece a Lituania, donde en 1991 fue declarado parque nacional. El istmo de Curlandia es un lugar de dunas de arena impresionantes, pueblos de pescadores, pinares perfumadas y piezas de ámbar en la playa.

El hecho de que estemos caminando en un paisaje modelado por el viento y el mar durante más de 5000 años, lo convierte en un lugar aún más encantador y misterioso. Las brisas de mar cambiaron la arena, creando una serie de grandes dunas de arena que se extienden por cerca de 70 km.

Las más grandes de las dunas alcanzan hasta los 60 m de altura y proporcionan una encantadora vista al mar, la laguna y los bosques verdes. Hasta el siglo 15 el istmo estaba cubierto tanto por bosques de hoja caduca como por coníferos. Más tarde, sin embargo, gran parte de ellos fueron talados. Esto llevo a un severo desplazamiento de la arena y 14 aldeas fueron devoradas por la arena. Después de un plan de reforestación, hoy día el 72 % del territorio está cubierto por bosques, la mayoría pinares, y protegen a los pueblos de Curlandia de la arena movediza.

El turismo en el istmo de Curlandia floreció después de la desintegración de la Unión Soviética. El istmo atrae a los visitantes por su tranquilidad, limpieza, ambiente relajante, el paisaje único que contiene las dunas de arena más alta en movimiento en Europa, una costa admirable y municipios increíblemente ajustados a su entorno natural.

Otro de los atractivos del istmo de Curlandia es su interesante patrimonio cultural. Las visitas al Museo Etnográfico del Pescador, las villas en Nida, Juodkrantė y Smiltynė, el cementerio de Nida y las esculturas de madera en el Cerro de las Brujas en Juodkrantė son de carácter obligatorio.

Foto Vía: Kontis Satunas