El encanto de Szentendre, en Hungría

Calles de Szentendre en Hungría

Budapest es una de las capitales más impactantes de Europa, con su mezcla de robustez y finura neoclásica, una especie de París más ecléctica y acogedora. Y una de las excursiones habituales que salen fuera de la capital húngara para volver el mismo día es la que tiene a Szentendre en su punto de mira.

¿Cómo es Szentendre?

Szentendre, a veces llamada en castellano San Andrés, está a 25 minutos de Budapest. Es una pequeña ciudad, deliciosa, de casas bajas y coloridas, calles pavimentadas a la antigua usanza, hermosas iglesias y olor a mazapán. También de atmósfera bohemia, no en vano ha sido destino para comunidades de artistas, cuando el turismo lo permite (que cada vez es menos).

La ciudad fue fundada, a finales del XVII, por las gentes que venían de los Balcanes, en especial serbios. De hecho, el predominio de la religión ortodoxa se rastrea todavía en las iglesias de ese credo que, a día de hoy, siguen siendo las más numerosas.

El centro de Szentendre permanece intacto, con un rostro muy semejante al que debía tener hace más de 250 años. La plaza mayor, a la que afluyen las calles como riachuelos succionados por su propio hontanar, es una maravilla. Por allí se encuentra, en un hermoso palacio, que cobija el Museo Ferency, donde se podrán contemplar los trabajos de una familia de artistas húngaros de hace un siglo.

Plaza principal Szentendre

Cerca se halla también el Museo Margit Kóvacs. Margit Kóvacs fue uno (en realidad era una) de los artistas húngaros, del ámbito de la cerámica, más importantes del siglo XX. Hoy el Museo a ella dedicado se ha convertido en una visita ineludible cuando pasamos por Szentendre.

A cinco minutos de la ciudad se encuentra el Museo Etnográfico al aire libre, quizá la joya de la corona. Albergando representaciones de arquitectura popular, el Museo recoge y protege con mimo las muestras históricas de folclore húngaro. Allí se encuentran casas, molinos, iglesias o cruces, en un amplio espacio que se disfruta paseando.

En suma, buen lugar para visitar, Szentendre. Además, pronto estarán aquí la primavera y el verano, que si por un lado nos impiden admirar la belleza nevada de San Andrés, por el otro abrirán la posibilidad de llegar en ferry desde Budapest, en minicrucero por el Danubio. ¿Quién se resiste?

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Hungría



Deja tu comentario