Colina de las Cruces, peregrinación en Lituania

Colina de las Cruces

La Colina de las Cruces, Kryzių Kalnas, ubicada a 12 kilómetros al norte de la pequeña ciudad industrial de Siauliai es el centro de peregrinación nacional de Lituania. Sobre esa colina se posan cientos de miles de cruces que representan la devoción cristiana y un monumento a la identidad nacional de Lituania.

Esta es una expresión de una religiosidad espontánea de la gente, y es un símbolo, no de dolor y muerte, sino de fe, amor y sacrificio. Desde allí, el Papa bendijo a toda la población de Lituania y a todos los cristianos de Europa.

El origen de estas miles de cruces sigue siendo un misterio, aunque la mayoría de la gente cree que debe haber ocurrido después del levantamiento y la rebelión en el año 1831, cuando la gente se rebeló contra el gobierno zarista, que entonces gobernaba y que no respeta sus deseos de honrar a su Dios. Después de otro levantamiento en el año 1863, la popularidad de los cruces fue mayor y también lo fue el número total de ellas.

Colina de las Cruces

En el comienzo del siglo 20 la colina de las cruces ya era ampliamente conocida como un lugar sacro, pero fue de especial importancia durante la época soviética, cuando fue un lugar de persistencia anónimo pero sorprendente para el régimen. El gobierno soviético consideraba las cruces y la colina un símbolo hostil y perjudicial. En 1961 las cruces de madera fueron destruidas y quemadas, las de metal utilizadas como chatarra, y las cruces de piedra y hormigón se rompieron y fueron enterradas. Incluso hubo momentos en que la milicia soviética bloqueó los caminos y carreteras que conducen a la Colina de Cruces.

Sin embargo, a pesar de todos estos esfuerzos para que la gente dejara de visitar la colina, las cruces seguían siendo plantadas. Este acto era considerado un crimen punible por los soviéticos, sin embargo, las cruces siguieron apareciendo. Después del cambio político en 1988, la situación de la Colina de Cruces cambió por completo, encontró la paz, y se convirtió en un símbolo nacional de la lucha por la independencia.

La colina de las cruces ganó fama en todo el mundo después de la visita del Papa Juan Pablo II en septiembre de 1993. El Papa donó una estatua de Cristo crucificado y también por su iniciativa fue construido un monasterio cerca de la colina.

Caminando entre las numerosos cruces, algunas decoradas con devoción a sus seres queridos, se puede sentir la brisa del día y el traquetear de los rosarios colgando.

Foto 1 Vía: Dezidor

Foto 2 Vía: Dezidor

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Lituania



Comments are closed.