La Reserva Kamchiya y el Bosque de Piedra

Bosque de Piedra

Bulgaria es una gran opción para viajar. La diversidad de sus paisajes naturales promociona unos destinos únicos que no se experimentan sin fruición. Es el caso de la costa búlgara del mar Negro, cuyas suaves riberas sureñas y centrales (suaves sobre todo en algunas zonas de estuario), tienen detrás una larga historia. La vertiente norte, en cambio, ha permanecido un tanto aislada debido a su perfil más abrupto y arriegado.

Porque el mar Negro ha sido importante centro comercial desde antiguo. Tracios, griegos o romanos fundaron colonias en sus contornos. Al mismo tiempo, pronto las buenas playas con delicada arena y aguas de azul claro, de fácil disfrute en los cálidos meses de verano, convirtieron a este emplazamiento de reconocible sabor mediterráneo, pese a encontrarse en plena Europa del Este, en un gran referente para el turismo regional.

Ahora os presentamos dos puntos de interés, la Reserva Natural Kamchiya y el Pobiti Kamûni o Bosque de Piedra. Ambos destinos se encuentran relativamente próximos entre sí. La primera al sur y el segundo al oeste de la más conocida ciudad de Varna.

El Kamchiya es uno de los ríos importantes de Bulgaria. La Reserva Natural está formada por el estuario del río, así como por marisma boscosas y paisajes afines que albergan gran cantidad de especies ornitológicas. Significativa y a tener en cuenta es una gran playa ubicada ya en los confines externos de la Reserva, que ofrece espacios a los amantes del nudismo por la sencilla razón de que permanece fuera de los circuitos turísticos más visitados.

Hay una carretera principal que sube desde el Kamchiya hasta la ciudad de Varna, a poco más de 20 Km. A una distancia similar de la propia Varna, bien que ahora en dirección oeste, se encuentra el conocido como Bosque de Piedra, dueño de una inquietante y fabulosa estampa: una serie de «columnas» agrupadas por zonas que a primera vista dan la impresión de acrópolis derruida.

Sólo que en realidad no se trata de columnas, sino de extrañas rocas, es decir, formaciones naturales, algunas de las cuales superan los 5 metros de altura, con diámetros que llegan hasta los 10, y cuya antigüedad se remonta millones de años atrás. El origen de este asaz curioso «bosque» no está del todo claro. Entre las teorías más fascinantes, destacamos aquella que habla de restos de troncos fosilizados de un bosque antiguo. Pero que muy antiguo.

Foto vía: panoramio

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Bulgaria



Deja tu comentario