- Viaje a Europa del Este - https://viajeaeuropadeleste.com -

Descubriendo el centro de Sofía

Hoy visitamos Sofía, la capital búlgara. La parte más agradable de ver, la más notable por su arquitectura y accesibilidad, es la que alberga la sede del Parlamento, museos, y organismos públicos, así como significativos templos religiosos e importantes museos.

Hablamos de la zona oriental del centro urbano, la que queda a mano derecha de una de las principales avenidas de Sofía, el bulevar Vitosha (de mismo nombre que la montaña de los alrededores). Entre la plaza donde se halla el monumento a santa Sofía, Sveta Sofia, y la catedral de San Aleksandûr Nevski, a ambos lados de la calle Tsar Osvoboditel: ése será nuestro estratégico perímetro para turistear.

El monumento a la santa que da nombre a la ciudad se encuentra en la plaza Nezavisimost, en la intersección de varias de las calles más concurridas de Sofía, como la Vitosha y Osvoboditel. Sin embargo, es de las cosas más modernas de la capital (año 2000).

En esa plaza había antes una imagen de Lenin. La caída del comunismo se llevó consigo buena parte del mobiliario urbano (el más accesible, poco se puede hacer con algunas moles arquitectónicas) en la mayoría de las ciudades que se hallaban bajo influencia soviética.

En el entorno de esa plaza hay varias iglesias destacables. Debajo mismo del monumento, por ejemplo, hay un templo muy antiguo (y pequeño): la iglesia de Sveta Petka Samardzhiska. Tiene varios elementos dignos de ver, como una primitiva escalera de caracol luego restaurada y significativos frescos con varios siglos de antigüedad.

O la iglesia de Sveta Nedelya, que ha tenido que ser reconstruida un par de veces en época moderna. A mano derecha está ya la Rotonda, en ladrillo rojo, de san Jorge, Sveti Georgi, casi pegada al palacio presidencial. La Rotonda sirvió de templo cristiano desde el siglo VI. Además, las excavaciones realizadas en su perímetro han sacado a la luz vestigios de una ciudad romana.

Y ya que hablamos de restos históricos, enfrente del edificio presidencial se encuentra el Museo Arqueológico. Su visita es muy recomendable. El museo reterritorializó a finales del XIX lo que desde finales del XV había sido…¡la Gran Mezquita! Buena parte de los tesoros arqueológicos hallados en territorio búlgaro están en el museo. Para no perderse: la máscara funeraria de Shipka, máscara de oro para un jefe tracio del siglo V a.C.

Como decíamos, es en derredor del bulevard Tsar Osvoboditel que se descubren los destinos acaso más notables de Sofía. A ambos lados hay parques y jardines, otros importantes museos (como la Galería de Arte Nacional), y todavía más iglesias (como la conocida por Iglesia Rusa, muy interesante).

Nuestra recorrido de hoy, sin embargo, acaba en la vecina catedral de San Aleksandûr Nevski, la catedral de las cúpulas doradas, construida entre 1882 y 1924. En el interior, algunas de esas cúpulas presentan importantes frescos. Majestuoso es el iconostasio de mármol, y notable la galería de iconos antiguos que cobija la catedral.

Bulgaria y Sofía, esas presuntas desconocidas desde el punto de vista turístico y que encierran tantas y tantas maravillas por descubrir.

Foto vía: mbell1975