Oradea, punto de partida para explorar Rumania

Oradea

Oradea es una ciudad importante en Crisana, Transilvania, a pocos kilómetros al este de la frontera con Hungría. Oradea perteneció al imperio Austro-Húngaro por mucho tiempo, y esto es evidente en el casco antiguo de la ciudad. Casi todos los edificios muestran la arquitectura de estilo Habsburgo, haciendo que la ciudad luzca completamente diferente a otras ciudades de Rumania.

La ciudad es considerada por la población local como una joya turística desconocida en Rumania. Muchas veces Oradea es pasada por alto por los turistas en favor de destinos más de moda en Transilvania, como Brasov, Sighisoara o Cluj-Napoca. Dada su proximidad a la frontera húngara, Oradea es una de las ciudades más ricas de Rumania.

Muchos húngaros viven todavía en la ciudad, y esto hace que la mayoría de los residentes sean capaces de hablar dos idiomas, rumano y húngaro, aunque el rumano es el que se encuentra con más frecuencia. La ciudad es un punto de partida ideal para tu recorrido en Rumania si entras al país desde Hungría.

En el siglo 18, el ingeniero vienés Franz Anton Hillebrandt planificó una remodelación de Oradea en estilo barroco siguiendo el entonces estilo arquitectónico austriaco de moda, denominado Secesión, con sus fachadas ricamente decoradas de color rosa pálido, azul, verde y blanco. Además de los numerosos edificios barrocos, Oradea es notable por su colección particularmente rica de arquitectura Art Nouveau.

Hoy en día, Oradea es una de las mayores ciudades de Rumania, no sólo en el comercio sino también en el ámbito cultural y académico. La Universidad de Oradea es una de las mayores de Europa del Este, es un excelente centro de educación en literatura, así como en medicina y ciencias.

Oradea es además famosa para sus fuentes termales, el excepcional centro de la ciudad, así como por los cercanos balnearios de salud en Baile Felix, situado a una distancia ocho kilómetros y accesible por tren o autobús, entre otras atracciones.

Los aficionados al barroco no pueden dejar de ver la Iglesia con una Luna («Biserica cu Luna»), una iglesia peculiar con un reloj astronómico mostrando las fases de la luna; la Catedral Católica Romana, la mayor catedral barroca en Rumania; y el Palacio Episcopal, hoy sede del Museo de la Región Crisana (Muzeul Tarii Crisurilor).

De todas las ciudades del imperio Austro-Húngaro, Oradea es la que mejor ha conservado su estilo romántico del siglo 19.

Foto Vía: MarculescuEugenIancuD60Alaska

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Rumania



Deja tu comentario