El Palacio del Parlamento Rumano

Palacio del Parlamento

El colosal Palacio del Parlamento, antes conocido como el Palacio del Pueblo, es el edificio administrativo más grande del mundo después del Pentágono.

El palacio fue una idea original del odiado e infame dictador de Rumania, Nicolae Ceausescu. Es un edificio de 12 pisos lujosos y más de 1000 habitaciones, pero sólo unas pocas están abiertas al público.

El Palacio del Parlamento se construyó entre los años 1984-1989. Sin embargo, cuando estalló la Revolución, sólo unas pocas habitaciones y la parte exterior del Palacio se terminaron. Después de la Revolución, la construcción del Palacio duró hasta 1997, cuando se convirtió oficialmente en el Palacio del Parlamento.

El dictador no escatimó ningún esfuerzo, ni en la parte exterior ni en la interior. El interior es un despliegue de lujo de candelabros de cristal, mosaicos, paneles de roble, mármol, pan de oro, vitrales y pisos cubiertos de tapices. Los nombres de las salas en el Palacio del Parlamento fueron elegidos después de 1989. Estos nombres evocan acontecimientos importantes de la historia de Rumania y personalidades conocidas en todo el mundo.

Los guías son neutrales en lo que dicen, hay poca referencia a los motivos por los cuales el palacio fue construido o a la ingeniería de este edificio extraño. En su lugar enumeran una lista completa de los materiales utilizados, las habilidades de los artesanos y las estadísticas que hacen de este edificio muy singular.

La megalomanía del edificio de Ceausescu llegó a su clímax con la construcción del Centro Cívico, una zona situada en el extremo sur del palacio de Ceausescu, a lo largo de Bulevardul Unirii. Bucarest había sido dañada significativamente desde el bombardeo aliado durante la Segunda Guerra Mundial y el terremoto de 4 de marzo de 1977. Sin embargo, ninguno de estos eventos cambió la cara de la ciudad tanto como los esquemas de reurbanización de la década de 1980.

La construcción del Palacio y el Centro Cívico requirió demoler gran parte de los barrios históricos de Bucarest, entre ellos dos barrios con 19 iglesias cristianas ortodoxas, 6 sinagogas y templos judíos, 3 iglesias protestantes (más ocho iglesias reubicadas), y 30.000 casas. Unas 40.000 personas fueron desalojadas con un preaviso de solo un día para dejar espacio para la construcción de estos edificios.

La construcción del palacio fue sin duda un derroche innecesario de dinero. Sobretodo considerando que el Parlamento rumano utiliza una pequeña parte del edificio, y un centro de conferencias y el museo también utilizan parte del espacio. Sin embargo, la mayor parte del edificio permanece vacante o sin terminar.

El Parlamento Rumano forma parte de la historia más reciente de Rumanía, un lugar imprescindible para visitar y conocer en Bucarest. Valdrá la pena venir hasta aquí y contemplar esta «enormidad».

Foto Vía: Aleksander Dragnes

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Rumania



Deja tu comentario