Kuressaare, destino turístico en Estonia

Kuressaare

Kuressaare es el centro turístico de Saaremaa, la mayor isla de Estonia. La ciudad, que está situada en el sur y tiene alrededor de 15.000 habitantes, tiene, a pesar de su pequeño tamaño, muchos lugares históricos y edificios interesantes para ofrecer.

La ciudad es simplemente hermosa, por lo que no es de extrañar que el turismo local tiene una tradición de más de 150 años. En 1840, las primeras personas locales y extranjeras llegaron a ser tratadas en esta pequeña ciudad, que entonces se llamaba Arensburg. Ellos llegaron a buscar salud física y espiritual con la ayuda del clima marítimo y maravillosas posibilidades de balnearios.

Kuressaare, que obtuvo su carta cívica en 1563, ha sido llamada con distintos nombres a lo largo de su existencia. Su nombre histórico solía ser Arensburg que fue reemplazado por Kuressaare en 1917. Durante el período soviético, en 1952-1988 fue llamado Kingissepa en honor a Viktor Kingissepp, un comunista que había nacido allí.

Con la independencia en 1991, el nombre de la ciudad cambió de nuevo. Kuressaare ha sido económicamente autosuficiente desde entonces, el turismo crece de manera constante y aumentan las ganancias.

La atracción principal de Kuressaare es, con mucho, el castillo episcopal muy bien conservado del siglo 14 que alberga el Museo de Saaremaa. El Castillo Kuressaare es un buen ejemplo del estilo gótico tardío en la arquitectura de fortificaciones. La longitud de la fachada del castillo es de 43 metros, la altura de la poderosa torre de defensa de 7 plantas en la esquina norte es de 37 metros.

Los visitantes del castillo pueden ordenar la cena medieval y disfrutar de la vista sobre la ciudad y la apertura del mar desde el café de la torre. La ciudad vieja, construida entre los siglos 17 y 19, abunda en lugares para comer y de entretenimiento, varios balnearios de alto nivel, y un puerto de yates.

Kuressaare se suele pasar por alto por los viajeros internacionales, para en su lugar viajar a Parnu. Sin embargo, los estonios son lo suficientemente inteligentes como para ir allí en masa, haciendo que este lugar sea uno de los destinos más populares a nivel nacional. La ciudad está llena de gente durante todo el verano, pero desde finales de otoño a comienzos de primavera, se vuelve más tranquila.

Foto Vía: Kamal Aboul-Hosn

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Estonia



Deja tu comentario