Descanso en la prisión de Karosta, en Letonia

Karosta

Karosta fue construida en 1890-1906 como base naval para el zar ruso Alejandro III, y más tarde sirvió como base para la Marina soviética del Báltico. Después de la independencia de Letonia el ejército ruso dejó Letonia en 1994, y Karosta quedó en gran parte deshabitada y la mayoría de las estructuras se redujeron a la ruina.

Hoy Karosta ha renacido gracias a algunos proyectos culturales y se ha convertido en la principal atracción turística de Liepāja. Lo mejor de la experiencia en Karosta es entrar en las frías paredes de la antigua prisión.

El siniestro edificio de ladrillo fue construido originalmente como una enfermería en 1900, pero utilizado como prisión militar de una larga sucesión de regímenes como los soviéticos, los nazis y, más recientemente, los letones. De hecho, el último preso fue detenido allí en fecha tan reciente como 1997. Hoy en día, los turistas y estudiantes pagan para convertirse en prisioneros y aprender la impactante historia soviética.

Karosta

La prisión ofrece tours, alojamiento y actividades especiales. Se dice que el edificio está encantado, pero aún así sin fantasmas, ya es bastante aterrador gracias a lo sombrías de sus celdas y a los funcionarios que actúan como verdaderos guardias de prisión, que recrean la realidad de la historia de la estructura.

Si lo deseas, puedes pasar la noche en la prisión de Karosta, puedes echar un vistazo a la exposición en el museo de la prisión y vivir aventuras extremas en el reality show «Detrás de las Rejas». Pero en caso de que tengas hambre puedes probar la comida soviética y sentir el olor de su cocina en el buffet de la prisión.

Los huéspedes se sienten como si entraran en una máquina del tiempo al comenzar las visitas guiadas de la prisión, ya que sigue siendo exactamente la misma que para los primeros internos. Los delincuentes son esposados a su llegada, despojados de todas sus pertenencias y arrojados a una celda de la prisión. Las comidas consisten en pan duro y agua, mientras que los huéspedes intentan dormir en literas de madera o colchones de hierro. Además, es una prisión de donde nadie ha escapado.

Para los eventos de participación debes llamar con anticipación para reservar un cupo.

Foto 1 Vía: karostascietums

Foto 2 Vía: siggi mus

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Letonia



Deja tu comentario