Una escapada de fin de semana a Liberec

Liberec

Liberec se encuentra en las Montañas Jizera, a los pies de Ještěd en la región de Bohemia del Norte. Esta ciudad era un lugar rico y la segunda ciudad más grande de Bohemia después de Praga. La industria textil floreció en el siglo 19 y como resultado se construyeron algunos hermosos edificios. Entre ellos, el neo-gótico Ayuntamiento (Radnice) de finales del siglo 19 y el Museo de Bohemia del Norte.

Liberec era liderado principalmente por alemanes hasta la Segunda Guerra Mundial, pero tras el final de la guerra fueron expulsados los alemanes y los checos se asentaron en la ciudad. Liberec es capital de la región del mismo nombre y sigue siendo un centro importante de Bohemia del Norte. La construcción en los últimos años ha visto algunos notables edificios contemporáneos erigidos, como la Biblioteca Nacional de Ciencias y el edificio Ceska Pojistovna.

El área alrededor de la plaza central es la ciudad vieja, con muchos hermosos edificios, tiendas y restaurantes. En los últimos años el área se ha sometido a un lavado de cara masivo y hoy en día es un lugar encantador y agradable.

Cuando caminas por el centro, definitivamente el enorme Ayuntamiento de la ciudad, frente a la plaza principal, llamará tu atención. Este hermoso edificio neo-renacentista fue planeado por F. Neumann y construido entre 1888 y 1893. La torre central tiene 65 metros de alto. Es especialmente hermoso en la noche, cuando es espléndidamente iluminado.

Además, Liberec ofrece el zoológico más antiguo de la República Checa, un moderno jardín botánico, un pequeño palacio construido en el siglo 16 y ahora se utiliza como un museo de cristal, y deportes de verano e invierno.

La montaña Ještěd es casi tan famosa como la ciudad misma. La montaña en sí no es especial, pero la torre blanca, en forma de cono en la parte superior de la montaña, es un excelente punto de referencia. Los niveles superiores del edificio son un hotel, pero los dos pisos más abajo albergan un café bar, el restaurante y la recepción.

En el exterior hay miradores en toda la periferia de la construcción que puede oscilar entre muy impresionante y casi no visible dependiendo de las condiciones meteorológicas. Una serie de senderos de montaña cruza el punto, lo cual lo convierte en el lugar de paso ideal para excursionistas, ciclistas de montaña e incluso corredores intrépidos.

Foto Vía: John Coulthard

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Republica Checa



Deja tu comentario