Caballero de Madara, el símbolo de Bulgaria

Caballero de Madara

El Caballero de Madara es un monumento situado sobre una roca, a 23 metros de alto, cerca de la ciudad de Shumen. Es uno de los sitios de Bulgaria incluido en la lista de la UNESCO de Patrimonio de la Humanidad. El caballero está clavando una lanza a un león acostado a los pies de su caballo. Un perro corre detrás del caballero.

Diversas inscripciones griegas junto al relieve proporcionan pistas ambiguas de su edad: la inscripción más antigua, que registra una deuda contraída por el emperador bizantino Justiniano II con Khan Tervel, sugiere que los búlgaros tallaron el caballero en el siglo octavo.

Sin embargo, algunos estudiosos creen que es mucho más antiguo que eso. La figura, argumentan, representa al Dios jinete sin nombre de los tracios y es de origen tracio o getas. Las inscripciones simplemente evidencian que fue apropiada más tarde por gobernantes búlgaros.

La obra del escultor desconocido es realmente magnífica. El caballero en la roca inspira admiración y entusiasmo, incluso hoy – varios siglos después de su creación. El realismo y la tridimensionalidad de las figuras son bastante inusuales para el arte europeo de la época.

En el borde izquierdo del relieve se ubican las ruinas de algunos edificios de diferente antigüedad – un tribunal, un santuario pagano proto-búlgaro, pequeñas iglesias y monasterios. Una escalera con 386 escalones tallados en la roca conduce a la meseta de Madara y a la fortaleza.

En la base de la roca, está también una gran cueva llamada cueva de las ninfas – mecenas del agua, la naturaleza y el bosque, donde los tracios adoraban a sus dioses en la antigüedad. Es decir, el turismo del Caballero de Madara no termina como una obra de arte única. Este monumento expresa la visión de la vida y el espíritu de la sociedad de la época.

Lamentablemente, este monumento milenario se deteriora con cada estación. La exposición a los ciclos de hielo-deshielo, microorganismos, erosión, temblores de tierra, entre otros, amenaza con la destrucción de la escena. La preservación del Caballero de Madara presenta un desafío técnico: la ayuda debería ser al aire libre, pero algunos expertos búlgaros han concluido que la instalación de un techo permanente sobre él es la única solución.

Foto Vía: Esther Westerveld

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Bulgaria



Deja tu comentario