Borsch, la sopa típica rusa

Sopa rusa

La cocina rusa se caracteriza por su riqueza y variedad debido a su vasta extensión geográfica pero también a la influencia de los platos polacos, italianos o franceses. Una de sus características es el alto nivel calórico para aguantar el frío y sobre todo destaca por sus sopas, que algunas se sirven hasta frías en verano.

La sopa más famosa se llama Borsch. Es una sopa de origen ucraniano, hecha de remolacha, patata, tomates, col, carne. Aunque lo habitual es tomarla caliente para combatir el frío, en ciertas regiones prefieren tomar esta sopa borsch fría. Ambos se sirven con remolacha pero se sirven y se preparan de forma diferente. De hecho el caliente tiene más ingredientes.

El Borsch frío suele comerse en Lituania, servido como una sopa dulce, que consiste en rodajas de remolacha cocinadas en caldo con zumo de limón, cebolla picada y algo de azúcar. Además se agrega crema ácida que sirve de contraste con la dulzura de la sopa. A continuación, la receta para elaborar este delicioso platillo.

Ingredientes:

  • 100 gramos de remolacha
  • 60 gramos de berza
  • 20 gramos de zanahoria
  • 5 gramos de raíz de perejil
  • 20 gramos de cebolla
  • 15 gramos de puré de tomate
  • 5 gramos de harina
  • vinagre al 3%
  • especias y sal al gusto

PREPARACIÓN

– En primer lugar, preparamos los ingredientes, pelamos la remolacha y la cortamos para colocarla en una sartén. Una vez en la sartén la salpicamos con vinagre y añadimos la grasa, caldo de agua y puré de tomate y lo dejamos hervir.
– Cortamos las raíces y la cebolla en juliana y las freímos ligeramente.
– Cortar en cubos la berza fresca y calentar hasta que hierva de nuevo. Pasados 15 minutos añadimos la remolacha, las raíces y la cebolla y lo dejamos hervir todo durante unos 10 o 15 minutos.
– Después añadimos la harina calentada hasta tomar color, diluida con caldo, especias y aliñar al gusto con azúcar y sal. Poner nata agria en los platos.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Rusia



Deja tu comentario