El Museo de Arte Ion Irimescu, en Falticeni

Ion Irimescu

Uno de los más destacados artistas que ha dado Rumanía es el escultor Ion Irimescu, licenciado en la Escuela de Bellas Artes y uno de los miembros de la afamada Academia Rumana. Tal es su influencia e importancia en la cultura de su país, que hay quienes le definen como el “Patriarca de la escultura rumana”.

Su primera muestra llega en el año 1928, en la Exposición de Pintura y Escultura de Bucarest, y dos años más tarde se marcha a París a estudiar arte, con la ayuda de una beca de la Academia Rumana de Fontenay. En 1932 recibe su primer galardón, una mención de honor por parte de la sociedad de artistas franceses y un año después regresa a Rumanía, donde continúa participando en exposiciones mientras da clases en la Academia de Bellas Artes de Iasi.

Y así continúa hasta 1966, año en que pasa a dar clases de escultura en el Instituto de Arte Nicolae Grigorescu, ubicado en Bucarest. Irimescu fue, a la par que prolífico, muy longevo, ya que falleció a la edad de 102 años (1903-2005) en la ciudad de Falticeni, la misma que le vio nacer.

Los materiales predilectos de Irimescu son el bronce, la madera, la piedra y el mármol, y la mayor parte de su colección puede ser admirad hoy en día en el Museo de Arte Ion Irimescu, situado en la ciudad de Falticeni.

Una de las particularidades que tiene esta colección es que se trata de la mayor compilación de obras de un solo autor en Rumanía, con más de 300 esculturas y cerca de 1000 dibujos de diversa temática. Su arte se caracteriza por la deformación de las proporciones, llevándonos a experimentar la realidad de una manera totalmente distinta.

El museo está alojado en un edificio histórico, construido en el siglo XIX, y que fue cedido al propio Irimescu en el año 1974, aunque el museo en sí no fue inaugurado hasta 1991.

Información práctica:

  • Dirección: Falticeni, Mihai Eminescu, 2

Foto vía: ionirimescu.files

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Rumania



Deja tu comentario