Korcula, una isla de tradiciones

Korçula

Las Islas croatas localizadas sobre el mar adriático son uno de los destinos más apetecidos por turistas europeos, y una de las que posee mayor encanto es la Isla Korcula, la cual se identifica entre otras características por sus grandes viñedos y olivos. Esta isla se localiza a unos 20 kilómetros de las costas del sur de Dalmacia, rodeada de un espectacular mar cristalino y verdoso, siendo junto a Mljet es una de las islas más verdes del adriático.

Una de las formas más sencillas de acceder a esta isla es en ferry, que salen de las ciudades de Orebić, Split o Dubrovnik, y en verano hay ferris directos a los puertos italianos del Adriático.

La isla posee una enorme riqueza en arte y cultura, su naturaleza es única, principalmente sus numerosas playas y bahías minúsculas y aisladas, islas pequeñas y deshabitadas que proporcionan a los ojos del visitantes una vistas impresionantes.

Su principal atractivo es sin lugar a dudas la ciudad de Kórcula, una ciudad típica medieval con grandes murallas, torreones defensivos y su concentración de casas con sus característicos tejados rojos. Un recorrido por sus estrechas calles es todo un mar de sensaciones, y ni que decir cuando se tiene la posibilidad de subir a la muralla y recorrerla completamente.

Como si fuera poco, la tradición como polo cultural de este poblado data de varias décadas, ya que alberga interesantes museos, galerías y festivales. Se destaca la danza Moreska de la espada, una vieja danza caballeresca que evoca las luchas contra los árabes y que fue muy popular en todo el Mediterráneo, pero que sólo se ha conservado en Korcula.

Uno de sus grandes monumentos es la Catedral de San Marcos, en cuyo interior se encuentran punturas de Tintoretto, evidenciado la influencia veneciana. También la iglesia gótica de San Pedro llama la atención en esta ciudad.

Según cuentan los mismos pobladores, el legendario navegante, Marco Polo nació allí en 1254 en una familia establecida de mercaderes, incluso cerca de la iglesia de San pedro se encuentra la supuesta casa de Marco Polo.

Otro de los pueblos más visitados de la isla es Lombarda, a tan solo seis kilómetros de Kórcula, la cual se caracteriza por estar rodeada de viñas, casas rurales y pequeñas playas de arena. Kneza, Smokvica, Blato y Vla Luha son otras de las poblaciones de la isla.

Foto Vía Aradic-es

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Croacia



Deja tu comentario