Piatra Neamt, una ciudad de buena cepa

Piatra Neamt

Con una belleza geográfica inusitada, sobresale entre las diversas zonas turísticas de Rumania la ciudad de Piatra Neamt, capital del condado de Neamt, ubicada en la región del nordeste rumano. Pero, además, su importancia es estratégica porque desde allí parten varios de los tramos turísticos de la región montañosa del país. Su historia es difícil de rastrear, ya que es uno de los primeros sitios en ser fundados y tiene una gran tradición de excavaciones arqueológicas que han intentado indagar en su pasado. De hecho, parte de su población originaria vivía allí desde antes del Imperio Romano.

Para ubicarse geográficamente, Piatra Neamt está situada a unos 349 kilómetros de Bucarest, entre los Cárpatos y el Mar Negro. Centro neurálgico de una zona montañosa, además está rodeada de dos lagos importantes como el Batca Doamnei y el Reconstructiei, y tiene como atracción turística uno de los parques más importantes de todo el país: el Parque Cozla, una enorme reserva natural habitada por una gran variedad de aves, zorros, ciervas y osos. Pero hay algo más que la distingue: sus vinos son unos de los más sabrosos de esa zona y se convierte en una de las principales fuentes de ingreso para sus 110.000 habitantes.

Como para resaltar la importancia de los viñedos rumanos, digamos que los ubicados en Piatra Neamt tienen más de 500 años de antigüedad. Si recorréis la zona, no se puede privar entonces de participar de degustaciones de vinos moldavos, como se los denomina por la región. Más allá de lo que se puede decir de la historia rumana, de Drácula y de los alquimistas, el país fue en 1995 el noveno productor mundial de vino y es actualmente el vigésimo exportador del mundo.

En total, Rumanía destina unas 231.200 hectáreas a la producción vitivinícola. Hay diferentes variedades y sabores, y allí se destacan en vinos blancos la Feteasca Alba, Grassa de Cotnari, Fetasca Regala, Galbena de Odobesti, Francusa, Muscat Ottonel y Tamâioasa Romaneasca. Mientras que en variedades tintas las más importantes son la Feteasca Neagra y la Babeasca Neagra.

Si bien se hacen buenos vinos de ambos lados de la frontera (Rumanía y República de Moldavia), es en la zona rumana de Cotnari donde se producen los de mayor calidad. Dicen los especialistas que contribuye en esto el clima templado y húmedo. Los tintos se producen al norte (región de Iasi) y los blancos cerca de la ciudad de Focsani (región de Husi). Si andan de paseo por allí, un brindis por nosotros se agradecería.

Foto vía: Drewsullivan

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Rumania



Deja tu comentario