La ciudad de Sinaia y su monasterio

Monasterio de Sinaia

La ciudad de Sinaia es un pequeño núcleo urbano emplazado en las montañas de Rumania. Su nombre viene dado precisamente por el Monasterio de Sinaia, el lugar en torno al cual se fueron asentando las primeras familias que ocuparon la ciudad. Y es precisamente de este precioso monasterio del que hablaremos hoy, una bella construcción que se perfila como uno de los elementos más visitados de esta zona del país, a 60 kilómetros de Ploiesti y a 50 deBrasov.

Este monasterio se crearía en 1695 a manos de Mihail Cantacuzino. Este noble quedó impresionado con el monte Sinaí tras un viaje de peregrinación a Egipto. Así pues, a su regreso, mandó construir este impresionante monasterio el cual recibió precisamente el nombre del famoso monte. Su construcción se comenzó en 1690 tardando 5 años en terminarse.

El monasterio comenzaría su historia con un escaso número de 12 monjes. A pesar de sus evidentes funciones monásticas, este lugar era también una fortaleza que protegía las rutas comerciales más cercanas.

En la actualidad el monasterio sigue activo, a pesar del gran tiempo transcurrido desde su puesta en marcha. Los monjes que lo habitan siguen luciendo ropas tradicionales, y se caracterizan por ser unos afables guías que mostrarán las instalaciones monásticas respondiendo a las curiosas preguntas de los turistas.

En cuanto al monasterio, podemos decir que es un lugar realmente hermoso. Una construcción magistral que cuenta con varios edificios que fueron anexionándose con el paso del tiempo, como varias iglesias, como la Gran Iglesia construida entre 1843 y 1846, o el primer museo religioso del país, el museo del Monasterio de Sinaia.

En el interior de sus edificios podremos encontrar numerosos frescos neobizantinos de impresionante belleza, estilos de construcción al más puro estilo rumano e imágenes en las que se retrata a los reyes Carol y Elisabeta junto a su hija María, entre otros.

Cabe destacar que en esta visita a la ciudad de Sinaia también tendremos la oportunidad de ver unos de los palacios más bellos de toda Europa, el Palacio de Peles, además la naturaleza propia de las montañas rumanas también serán un paisaje digno de fotografiar.

Una visita muy recomendable en la que la tradición y la belleza arquitectónica del lugar nos dejarán completamente deslumbrados.

PARA SABER MÁS…

Foto vía: Aleksander Dragnes

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Rumania



Deja tu comentario